Opinión

El PRM «peledeizado»…

La semana pasada escribí el artículo titulado: Hipólito Mejía, el “Chacumbele dominicano”, convencido de que el comportamiento y actitud del expresidente Mejía Domínguez lo está llevando al suicidio político-social, debido a que pertenece al Partido Revolucionario Moderno (PRM) y está haciendo causa común con el gobierno de turno, una franja importante del PLD y el presidente Danilo Medina, cuando se supone que él es de oposición.

Para consumarse nuestro planteamiento sólo tuvimos que esperar el sometimiento y resultado del proyecto de ley de primarias abiertas y simultáneas, promovido por los ministros reeleccionistas y el mandatario Medina Sánchez, donde “llegó papá” no guardó la forma y se despachó anunciando públicamente el apoyo a la pieza legislativa, dándole una estocada al PRM, al tiempo que honraba su compromiso con Danilo.

Hipólito Mejía, el que antes era “el guapo de Gurabo”, argumentó su decisión de apoyar las primarias abiertas y simultáneas diciendo que hace catorce años decidió promover su aprobación. ¡Falso de toda falsedad!, al exgobernante se le olvida que él estuvo en la Presidencia 4 años durante el periodo 2000-2004, y que cuando era presidente tenía 29 senadores de 32, lo que significa que, si hubiese sido verdad que estaba promoviendo esa ley, la había aprobado sin mayores inconvenientes, así como logró modificar la Constitución para imponer la su reelección.

Es penoso que el único instrumento democrático que tiene el pueblo dominicano para salir de la casta morada es el PRM, y con actitudes como la de Hipólito se alejen cada día más las posibilidades de producirse un cambio en República Dominicana por la vía electoral. La “peledeización” del PRM se ha materializado con la traición de los diputados de ese partido, tales como: Amado Díaz, Eduardo Jorge Gómez, Adelis Olivares, Sergio Moya, José Luis Rodríguez Hiciano, José Ernesto Morel Santana, Wandy Modesto Batista, Jacqueline Montero, Dionisio de la Rosa y Miguel Andrés Bernard. Esos legisladores perremeistas fueron los que boicotearon la sesión que vencería al presidente Danilo junto a sus lacayos congresistas.

Sólo falta que el exmandatario Hipólito Mejía se juramente en el PLD a través de Danilo Medina y sea parte de su gobierno de forma pública, ya que en momentos cruciales Hipólito ha dado declaraciones favorables a Medina, lo hizo con la Barquita así como también en medio de los aprestos reeleccionista expresando que Danilo había hecho un buen gobierno, se retrata con el jefe de Estado en circunstancias extrañas, y recientemente se va en contra a lo decidido en su partido con el tema de las primarias, es decir, se va del lado del régimen gobernante. Creemos que en el PRM llegó el momento de separar los mansos de los cimarrones, por no decir, los leales de los traidores.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker