Parecer

Abcdario libre – El oficio del lector

Por Andrés De Oleo

 Hace unas semanas, mi amigo y hermano en letras Joel Julio García (maestro, poeta y escritor, miembro del círculo de escritores Escalera de Papel) me comentaba que se ha dicho bastante sobre el oficio del escritor, pero no tanto sobe el oficio del lector.

  La observación del poeta Joel me es muy acertada, sin embargo, antes de abordar el tema cabe preguntarse si la lectura puede un oficio en sí.

  Es probable que alguien con cierta noción del mundo literario se apresure a decir que no, que es más bien un hábito, y si posee algo de consciencia sobre los gajes del escritor, añadirá que la lectura no es más que uno de los componentes vitales de éste.

 Si hablamos de un lector que solo es lector, la cuestión puede quedarse tranquilamente en el hábito, pero si hablamos de un lector que a la vez es escritor, la cosa toma otros matices. ¿Quién va a discutir que la lectura es al escritor lo que es el agua al cuerpo? Todo el mundo sabe que no hay vida en un cuerpo sin agua, asimismo tampoco la hay en un escritor sin lectura.

 Y si sigo con la figura del agua, podría decir que quien se lanza al abismo de la escritura debe ser 70% lector y el resto lo que le venga en gana. Por algo decía Borges aquello que todos conocemos, eso de que otros se jacten de lo que han escrito, que él se jactaba de lo que había leído, evidencia de que el argentino le daba más amor a las páginas que a la pluma.

  Ya debes estar imaginándote el puerto al que quiero llegar, que es la enunciación de que la lectura, siendo ésta inherente al escritor, es un oficio que debe cumplirse con la  rigurosidad con que se lleva a cabo una labor en la que se pone la vida, puesto que no lee el escritor como lo hace todo el que puede tomar un libro (o cualquier formato de escrito) en sus manos, pues de ello dependerá su propia subsistencia.

 Debo aclararte que, a pesar de todo lo dicho, no se trata únicamente de cuánto se lee, sino también de cómo y qué se lee.

  Para hablar de ese cómo y ese qué, dejaré el próximo artículo; cerraré este haciéndote una recomendación que en la práctica irás descubriendo su poder predictivo: antes de preguntarle a un escritor sobre lo que escribe, pregúntale sobre lo que lee.

  Hasta el próximo martes del próximo martes.

 

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker