Parecer

Abcdario Libre – ¿Qué logramos en Madrid?

Por Andrés De Oleo

¿Qué se logró en la recién culminada Feria del Libro de Madrid, en la que nuestro país fue el invitado de honor? ¿Qué beneficios se obtuvieron para nuestros escritores y nuestra literatura? ¿Qué se puede lograr a partir de nuestra participación? Estas preguntas deben estar rondando por la cabeza de más de uno, pues, las expectativas esenciales con el protagonismo que tuvo República Dominicana en el parque del Retiro, estaban sobre las puertas, los caminos y las miradas que este evento podría abrir a nuestra literatura, sobre la luz que podría obtener la opaca proyección literaria de la que padecemos.

Tales puertas, tales caminos, tales miradas y tal luz, estaban encomendadas a ser gestionadas por todo el que participó en la Feria del Libro de Madrid, y así también lo consideró el gran ausente, el escritor Junot Díaz, quien, en una entrevista a El cultural, dijo que “tenemos tantos escritores, poetas y eruditos asombrosos que espero que los que asistan sean conscientes de los nombres y títulos de los que no pudieron asistir”.

Y es que, claro, no debería dudarse de que nuestras autoridades culturales estaban ante la oportunidad de reivindicarse por la negligencia que siempre han mostrado en el deber de trabajar por la proyección de nuestros escritores, de nuestro arte literario. Era la FLM el escenario indicado para gestionar el salto hacia el lugar que nuestra literatura necesita, para colocarnos (o al menos acercarnos bastante) en los mercados editoriales más relevantes del momento.

Si se mira todo el panorama en el cual se desarrolló la República Dominicana en la pasada Feria del Libro de Madrid, y las impresiones causadas a la prensa de ese país, podría concluirse que se dieron las condiciones para lograr esos propósitos, y que al parecer no quedamos mal parados, lo cual reduce las brechas para que se pueda capitalizar todo aquello en favor de nuestro arte en los libros.

Aparentemente, de entrada, íbamos con buena impresión, pues el mismo Manuel Gil, director de la Feria del Libro de Madrid 2019, dijo a Efe que República Dominicana iba con una “potencialidad absolutamente desconocida”; por otro lado, comentó que “República Dominicana tiene una generación de escritores y escritoras que nos van a sorprender enormemente en Madrid”.

La visita de la reina Letizia al pabellón de la República Dominicana en la feria, podría considerarse como otro factor explotable en favor de nuestra literatura. El embajador por nuestro país en España, Olivo Rodríguez Huerta (también responsable de que hayamos sido el invitado de honor a esta feria del libro), y el ministro de cultura Eduardo Selman, quienes acompañaron a la reina española en su visita, se aseguraron de obsequiarle un pack de libros de autores dominicanos, lo cual representa un gesto significativo en función de lo tratado en este artículo.

Otro hecho que favorece la proyección literaria de los dominicanos, es la puesta en circulación de los libros «Conjugar el verbo arena», «En el mismo trayecto del sol» y «Temblor de isla. Muestrario del cuento dominicano».

El primero es una antología de poesía dominicana actual, elaborada por la poeta española Verónica Aranda; el segundo es también una antología de poesía que abarca 90 años (desde 1894 hasta 1984) de la poética dominicana, en la cual trabajaron el escritor Plinio Chahín y la poeta Rosa Silverio; el tercero, como indica su nombre, es una antología de cuentos dominicanos del siglo XX, preparada por el escritor y ex ministro de cultura José Rafael Lantigua.

Estos dos últimos libros fueron publicados por el tradicional sello Huerga & Fierro Editores. La misma Charo Fierro estuvo en el acto de presentación y manifestó su regocijo por tener la obra en el catálogo de la empresa.

Otros eventos que puedo mencionar aquí como favorecedores de la misión para proyectar nuestra literatura, son, entre otros, la puesta en circulación del libro infantil de la ex miss universo Amelia Vega, o el recital de poesía en el que el poeta Alexis Gómez exhortó a las autoridades culturales de nuestro país a proponer la candidatura del escritor Marcio Veloz Maggiolo a uno de los premios más importantes del mundo
literario, el Premio Miguel de Cervantes; o el tan comentado diálogo con el último del boom latinoamericano, Mario Vargas Llosa, en el que se reveló que su próximo libro, «Tiempos Recios», está basado en una idea que le contó el escritor dominicano Tony Raful, y el cual, a su vez, estará dedicado al mismo Raful, a la escritora Soledad Álvarez y al escritor Bernardo Vega.

Podría tirar por esos lares, pero prefiero ir terminando este artículo refiriendo una publicación que, al culminar la feria, hizo en el periódico ABC el periodista español Esteban Mira Caballos. Bajo el título «Crónica de un éxito», destaca los aciertos de la participación dominicana en la pasada feria del libro en España.

En su artículo, Mira Caballos señala que “las autoridades dominicanas han puesto todo su empeño en dejar una huella imborrable en Madrid”. Como actividades principales, refiere la conferencia inaugural impartida por Frank Moya (de quien opina es el “historiador dominicano de mayor proyección internacional”) y el mencionado diálogo con Vargas Llosa, encabezado por Soledad Álvarez “en medio de una notable intención mediática”.

Aquí, se pone en relieve que, el secretario del gremio de libreros de Madrid, Pablo Bonet, expresó públicamente que el pabellón de República Dominicana ha sido el mejor de la historia de la FLM. Para Mira Caballos, esta “no es sólo una idea suya, sino que es una sensación generalizada entre todos los que somos habituales en esta feria anual del libro”.

Entre sus últimas líneas, agrega que “miles de españoles han descubierto en esta feria un país hermano que apenas conocían de oídas y que identificaban con playas paradisíacas en Puerto Plata y La Romana”.

Es decir, que partiendo de lo hasta aquí expresado, puede concluirse que las condiciones y circunstancias estuvieron y aún siguen dadas para colocar nuestra literatura en un ángulo más favorable, más universal, con mayor incidencia en el mercado editorial tradicional. Esa es una tarea de nuestras autoridades culturales, tomar esta oportunidad y cumplir con el deber que se les presenta. Ojalá sepan, puedan y quieran realizarla, pues es, además, una deuda pendiente con este país.

Hasta un próximo martes.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by