Parecer

Aprendiendo a vivir

Por Anyeli Abreu

La vida es un regalo de Dios. Nadie planificó su nacimiento, sino que nació por decisión de otros. Disfruta del presente, tanto las cosas positivas como negativas y, sobre todo,  que aprende a vivir con todas ellas. Todo tiene su momento, cada circunstancia, por buena o mala  que sea, pasa.

Las malas cosas también son beneficiosas; son un momento de inflexión para plantearnos  nuestra vida y redirigirla; nada de lo que pase es el fin, es el inicio de un nuevo camino. ¿Qué es hacer un buen o un mal uso de la vida? Un buen uso de la vida es aprovechar y disfrutarla; querer vivir. Un mal uso de la vida es despreciar todo lo bueno que tienes e ir por un camino que no es bueno.

Otras de las cosas más importantes que debemos hacer para aprender a vivir es disfrutar del momento y valorar más todo lo que ahora tenemos,  porque bien es cierto que la vida no siempre es felicidad. La vida consta de momentos felices, puede que estés feliz y te acuerdes de algo que te de tristeza, ya sea, de una muerte de algún ser querido. Y esa felicidad desaparezca.

El tiempo está pasando tan rápido y estamos centrados en eso que no disfrutamos plenamente de la vida. ¡Un gran error! Todos los días dedícate un momento por pequeño que sea. La pereza y el caos en el que muchas veces estamos sumergidos hacen que  perdamos tiempo, que malgastemos en vez de disfrutarlo.

Haz algo que te guste, cada día piensa en ti. Dedícale a ese día libre a tus seres queridos, da un paseo, relájate, disfruta con un pasatiempo… pero no permitas que los días pasen uno tras otro, convirtiéndose en sinsentido. La vida es algo hermoso aun haya momentos de oscuridad, hay también muchos de claridad. Disfruta de cada día y sigue aprendiendo sobre la vida que continuamente nos está enseñando.

Piensa positivo, es un reto diario, opta por tener pensamientos que mejoran tu estado de ánimo; brinda una visión más constructiva en las situaciones difíciles, por lo general, mejoran tu día, ofreciendo enfoques más positivos y optimistas en las cosas que haces. Al adoptar una visión  positiva en la vida, puedes empezar a cambiar un estado de ánimo negativo.

Merece la pena vivir la vida: es muy especial y solo se vive un día a la vez. Cada mañana cuando abras tus ojos es la oportunidad de terminar lo que no pudimos hacer el día anterior, pero también de reflexionar sobre las cosas malas que hicimos y así podemos aprender de ellas para mejorarla en el día siguiente.

A cada día su propio afán. Todo tiene que terminar enseñándonos una lección. Al caer el Sol cerrar nuestros ojos para con fe prepararnos un nuevo amanecer que nos traerá, sin duda, otro día mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios