Parecer

Danilo medina, el gran perdedor 

Por Teo Torres

Teo Torres Santana La mayoría de los dominicanos que ejercieron el derecho al voto en las elecciones presidenciales y congresuales del pasado 5 de julio acaban de castigar al partido de gobierno.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), secuestrado perversamente por el presidente Danilo Medina, ha sido desalojado de la dirección del Estado por la voluntad del pueblo.

El proceso eleccionario en que se escogen a las autoridades gubernamentales  cada cuatro años es el único mecanismo democrático más expedito   que tiene el pueblo para sancionar y castigar a los verdugos y violadores de la ley que se rien y  le  sacan la lengua  desde la  altura del poder.

Tras su ascenso a la presidencia de la República, en el 2012, de la mano solidaria y decidida de su antecesor y líder auténtico del otrora poderoso Partido de la Liberación Dominicana (PLD), doctor Leonel Fernández Reyna, el presidente Danilo Medina de inmediato emprendió una ridícula y perversa labor de zapa en contra de quien se lo echó a cuesta para llevarlo a la jefatura de Estado.

Aprovechando todos los poderes plenipotenciarios que le concede la categoría de presidente de la República, propició y desarrolló la más bestial y descomunal tarea de descrédito en contra del hombre que siempre lo protegió cuando dirigió las cosas públicas: doctor Leonel Fernández.

Danilo Medina, junto a una hueste servil, parasitaria y oportunista del presupuesto de la Nación, se convirtieron en verdaderos y auténticos verdugos del compañero de partido que con su carisma  e influyente liderazgo logró catapultar al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) al poder en 1996, más luego retornarlo nuevamente a dirección  del  Estado en el 2004.

Esos malos compañeros quisieron reducir y eclipsar el proverbial liderazgo del doctor Leonel Fernández, pretendiendo inútilmente expulsarlo del escenario político.

Tan lejos llegaron Danilo Medina y su hueste en sus tropelías, al extremo de que usando el presupuesto de la Nación  y todos los poderes fácticos que  confiere el poder en la dirección  del Estado que  cometieron el tupé imperdonable de robarle el triunfo de la candidatura presidencial al doctor Fernández, en las primarias del PLD del  6 de octubre del  2019.

En definitiva,  vapulearon tanto a quien era el auténtico líder del partido de la bandera morada y la estrella amarilla que éste se vio forzado a  abandonar esa organización política junto a sus seguidores leales  y formar tienda aparte.

Su salida del PLD fue minimizada por el presidente Danilo Medina y su claque  oportunista y parasitaria  del gobierno.

Se entronizaron en las alturas  del poder y creyeron que con todo el dinero del presupuesto de la Nación podían magnetizar el  favor del electorado para mantenerse en el gobierno sacándonos las lenguas.

Sin embargo, la mayoría de los dominicanos  acudieron masivamente a las urnas el día 5 de julio 2020 y les asestaron un duro y humillante  castigo a esa soberbia, prepotencia, petulancia, perversidad, ingratitud y traición.

Los esfuerzos de Danilo Medina y su hueste por permanecer en la dirección del Estado naufragaron en su laberinto y ahora  tienen que desalojar el poder el próximo 16 de  agosto 2020, con la  agravante de que  éste (Danilo Medina), tiene absolutamente todos los caminos cerrados constitucionalmente de volver a presentarse como candidato presidencial en unas próximas elecciones.

Y  para colmo, sin posibilidades algunas de que el nuevo Congreso lo habilite.

Ya veremos si el gas pela!             

El autor es periodista y  abogado      

Etiquetas

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker