Editorial

¿Dónde andan los límites morales?

Editorial

Apena observar un vídeo donde ciudadanos se acercan a un camión de una empresa productora de cervezas para aprovecharse de su condición al accidentarse. La gente corriendo para apropiarse cajas de la bebida luce como un sociedad en la que se dijera “desde hoy no es delito robar”. Y, apena más, la indiferencia frente al reconocimiento ajeno, porque ni siquiera darse cuenta de que se está siendo grabado sirve como limitante para ceder en tan deplorable actitud.

Los límites morales no están ni en el asomo de quien se atreve a intervenir en un evidente saqueo. La Policía Nacional debe investigar con precisión y capturar los más que se puedan que hayan tomado beneficio de aquel incidente. Cobra más vigencia que nunca la interrogante de si el ser humano es bueno o malo por naturaleza. Esa no es cuestión a responder aquí. Lo que sí es indiscutible es que en situaciones perjudiciales siempre aparece quien saque ventajas.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker