Editorial

El cumplimiento de la ley de tránsito te puede costar la vida

Editorial

El reconocido fiósofo del derecho Gustav Radbruch enunció a mediados del siglo pasado lo que desde entonces se ha conocido como “la fórmula de Radbruch“, esto es, según la síntesis que hace el autor Zamir Andrés Fajardo, que “la validez de las normas jurídicas no depende de la justicia o injusticia de su contenido, salvo que éste sea insoportablemente injusto“. Se ha interpretado también el enunciado del jurista como que Las normas injustas no deberían respetarse. 

Pero, podría añadirse una corriente que formule un pensamiento paralelo a Radbruch, en cuanto al deber, o digamos la obligación hasta por supervivencia de los sujetos del derecho. La obligación, en la forma de postulado filosófico expresaría que “si tu supervivencia depende de la violación de una norma, no queda más que violentarla“. Y, por cierto, el derecho lo ha reconocido ya parcialmente en el caso de legítima defensa, cuando se pone en riesgo la vida.

Ahora bien, ¿qué otros casos se comprenderían dentro del marco de la necesaria e ineludible violación de la norma para sobrevivir? ¿Hay alguna de tipo general que cabría citar? Pero, en este sentido, cabe suavizar la responsabilidad de la propia norma, pues el caso que citaremos es hijo de la influencia de los individuos que operan bajo ella. Se trata de algunas disposiciones en materia de tránsito como, por ejemplo, detenerse en los denominados cruces de zebra de las calles, en el caso de los vehículos de motor, o la de cruzar por encima de dicho cruce en el caso de los peatones, no pudiendo estos cruzar por otro espacio de la acera.

Si, como se ve en la foto, es usted un conductor o un ciudadano a pies que se apresta a cruzar, posiblemente deba pensarlo dos veces, porque, en la condición en que está estacionado este autobús de transporte de pasajeros hacia la zona turística del distrito municipal Verón-Punta Cana, usted podría ser atropellado. Lo mejor para su supervivencia es usar otro segmento de la vía para atravesar la calle. A eso súmele, estimado lector, que los conductores de motocicletas rara vez utilizan el lado derecho de la vía para transitar o hacer cruces a la derecha o a la izquierda. Esto ocasionaría que usted se enfrente con un infractor de la normativa de tránsito que viene en la dirección contraria, haciendo una maniobra como si fuera un conductor del torneo de la Moto GP.

¡Cuidémonos!

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker