Parecer

El espíritu de la ley

Por Ramón Campusano

No hay un sistema jurídico perfecto, todos caen en la categoría de lo perfectible, esto es así porque están manejados por humanos, por eso, existen los tribunales de apelación los cuales se encargan de revisar la aplicación de la ley. Si hubo mal manejo, no se tomó en cuenta el espíritu de la ley, la Corte de apelación corregirá el error, pero si hubo una buena aplicación la ratificará.

Si las partes no quedan conforme, pasarán; dentro del plazo acordado, a la Suprema Corte de Justicia, se podría llegar al Tribunal Constitucional.

Este horrendo crimen de San Francisco, al igual que otros de la misma magnitud que han acaecido; son indicadores infalibles de que estamos caminando por senderos equivocados.

Nuestras instituciones sociales se han olvidado se su rol.

Estos horrendos crímenes deberían de llevarnos al tamiz de la crítica: Las iglesias; la escuela, las instituciones civiles, los grupos económicos, los partidos, el sistema judicial, el carcelario, policial, los institutos castrenses, el Estado, usted como padre o madre, qué tipo de conducta permite en su casa.

Si se vive de espalda a los valores, los resultados no serán buenos y corremos el riesgo de caer en culpa por omisión.

Sí, cierto; la ley se cumple, porque es la ley, no porque sea justa, por eso se van mejorando los sistemas legales, judiciales, policiales y penales, para acercarlos al ideal de la justicia.

Para estos tipos de casos horrendos hay que crear leyes especiales que aseguren la Pena Capital y la perpetua, para los implicados directamente o de manera indirecta, y no menos de 10 años, para los padres irresponsables que toleren o permitan tipos de conductas que pongan en riesgo la vida de un menor.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker