Parecer

El Estado, la Salud y mi País

Por Eduard Caraballo

Eduard CaraballoEn los años 1960 en adelante, República Dominicana era una sociedad compuesta por elementos sociales eminentemente rurales y agrícolas; su estructura de salud contaba con 44 hospitales, dos laboratorios, un orfanato, 136 dispensarios, 14 granjas o asilos, y un manicomio. Mientras Salud Pública tenía 60 médicos, 68 enfermeras asimiladas, 35 practicantes y 26 odontólogos. Durante la Era de Trujillo, se promulga la ley 1896 sobre Seguros Sociales, en el 1948, para proteger a los trabajadores Dominicanos. En el 1956 se puso en vigor el Código Trujillo de Salud Pública, mediante la ley 4613 Seguros Sociales No. 1896, de fecha 30 de diciembre de 1948.

En los últimos lustros hemos experimentado enormes avances, en diferentes órdenes, que han cimentado las bases para un futuro más prometedor en materia de Salud, con la promulgación de la Ley General de Salud 42-01 y la Ley 89-01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social. Así mismo se crearon con la promulgación de estas leyes otros organismos de rectorías, provisiones, aseguramiento y financiamiento de diferentes instituciones como: la Superintendencia de salud y Riesgo Laborales (SISALRIL), la Tesorería de la Seguridad Social (TSS), el Seguro Nacional de Salud (SeNaSa) y la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados (DIDA) en el cual tienen que enfrentar una densidad poblacional de 211 habitantes por KM2.

La salud que ocupa un papel de rango constitucional de segundo orden en su artículo 61, obedeciendo el artículo 7 del mismo papel orgánico, también viene siendo reconocido por las diferentes convenciones internacionales refrendadas por la República Dominicana como son: Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 12), en el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales “Protocolo de San Salvador” (artículo 10), en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículo 25) y en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (artículo 11) y el artículo 61 de la Constitución Dominicana.

En tal virtud, la concretización del derecho a la salud está muy ligada a la realización de los derechos económicos, sociales y culturales: alimentación, vivienda, higiene, condiciones laborales, ejercicio de las libertades; también está ligada a la paz y a la seguridad. Esto es, la preservación y promoción de la salud tiene implicaciones que van más allá del acceso a los servicios de salud y a los medicamentos. El derecho a la salud tiene y debe ser entendido como un derecho al disfrute de facilidades, bienes, servicios y condiciones necesarios para alcanzar el más alto nivel posible de salud, tal y como lo declara el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. (PRS)

La salud es responsabilidad ética de todos: de los sectores público y privado, de los gobiernos ricos y pobres, las agencias multilaterales, de las organizaciones no gubernamentales, las sociedades civiles y, obviamente, de los individuos.

APORTES DEL GOBIERNO.

En el 2016 el presupuesto del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social representó el 1.8% del PIB; en el 2017, 2.1%; en el 2018, 1.7%; en el 2019, 1.9%; y en el 2020 también 1.9%, según consta en las leyes de presupuesto general del Estado 2018 y 2020. Cuatro años atrás el Gobierno destinó, a través del SNS, RD$3,037.7 millones para brindar servicios médicos a extranjeros a través de centros de salud del Estado, según las memorias de rendición de cuentas del Ministerio de Salud Pública. Los servicios incluyeron 13,602 partos y 5,862 cesáreas, además de 469,520 consultas.

El SNS asegura que entre enero y el 31 de octubre en los hospitales “se atendieron en consulta a 469,520 pacientes extranjeros, de los cuales 442,567 fueron de nacionalidad haitiana (94%) y 26,953 de otras nacionalidades (6%), con una inversión estimada de RD$2,037 millones”. Pero existen mas cifras mas escalofriantes pues el ex-director del SNS, Nelson Rodríguez Monegro, mostro una cifra que, debería asombrarnos: el 30% del presupuesto destinado a atención medica se invierte en ciudadanos extranjeros, la mayoría haitianos, ósea que alrededor de RD$5 mil millones del presupuesto de los hospitales son usados en nacionales haitianos que van a los hospitales públicos.

Otro dato más los dio a conocer la encargada de Negocios de la Embajada de Haití, Miousemine Célestin, donde admitió que mujeres embarazadas salen de esa nación a dar a luz en los hospitales dominicanos, en el llamado Tour De Las Parturientas, que con menos de 200 dólares resuelven este problema médico que tan costoso tenemos que pagar los dominicanos; imagínense si ella deciden quedarse en el país…Los mayores incrementos de presupuesto al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social se registran en el 2017, cuando recibió RD$13,309 millones adicionales; y en este 2020, cuando se le asignaron RD$13,275.0 millones más que el año anterior, para un aumento de 11.0%, según costa en la ley.

Durante 2019 el Gobierno destinó sólo el 1.64% del PIB al sector salud, porcentaje equivalente a RD$69,014 millones, cifra que sigue la tónica habitual de los últimos ocho años, siendo 2013 el ejercicio con menor asignación presupuestaria porcentual, 1.58%.

sí se consigna en el resumen ejecutivo realizado por el economista Henry Hebrard, de la firma A Hebrard Consulting. Destaca que si bien es cierto que los Gastos Sociales, aquellos que incluyen, además de salud, educación, vivienda, servicios comunitarios y asistencia social, crecieron exponencialmente entre 2007 a 2019 -un 132,2%- hasta los RD$348,666 millones, sólo el gasto en educación en el mismo período absorbió el 70.5% del aumento nominal medio de esta partida, dejando únicamente un 19.5% de crecimiento medio para el gasto en salud.

La Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 establece que el gasto público en salud como porcentaje del PIB debería ser de 4.0% en el 2020, 4.5% en el 2025 y 5.0% en el 2030.

Las cifras, demuestran que el gasto público en salud, como porcentaje del PIB, está en completa contradicción con la Ley 12-01 de END, que fuerza un compromiso al Gobierno para aumentar sus aportaciones a Salud del 1.4% del PIB en 2009 hasta una meta intermedia del 4% en 2020 y un objetivo final del 5% en 2030. El economista explica que las razones del incumplimiento de las líneas marcadas por la END en salud se encuentran en tres factores, como son el aumento en las partidas destinadas a Educación; del 2.09% en 2011 al 4.01% en 2019, lo que va en detrimento de otros departamentos.

A esto se suma el preocupante crecimiento del pago de intereses de la deuda pública, que absorbe, por ejemplo, el 19.31% del gasto público en 2019 y el insuficiente incremento de la recaudación impositiva del 12.77% del PIB en 2011 al 14.92% en 2019, lo que equivale a un alza de poco más de dos puntos del PIB en ocho años.

DEBEMOS HACER INVESTIGACIONES.

En un estudio llevado a cabo por INTEC llamado: El informe “Brechas de Investigación en Salud en la República Dominicana: un análisis de los estudios implementados durante el periodo 2009-2013” de los investigadores Julio Canario, Jefrey Lizardo, Roberto Espinal y Manuel Colomé, sostiene que durante esos cinco años menos del 2% de los proyectos trataron sobre las primeras cuatro causas de Años de Vida Ajustados en función de la Discapacidad (AVAD) en el país, que son: las complicaciones del nacimiento, la enfermedad isquémica de corazón, los accidentes de tránsito, y los accidentes cerebro-vasculares.

“Estos quedan relegados en materia de investigación”, según explica Canario, profesor de la maestría de Bioética del INTEC y miembro del Centro de Bioética del INTEC.
AVAD es una medida compuesta que calcula cuántos años de vida pierde una persona que muere de forma prematura debido a enfermedad y cuántos años de vida pierde por vivir con una calidad de vida inferior a la óptima.

“El aspecto más importante mostrado en este estudio es que los proyectos llevados a cabo en el país en los últimos años no representan el interés nacional directo en términos de control y prevención de enfermedades”, puntualiza el informe de investigación.

Los hallazgos indican además que de 313 investigaciones identificadas en República Dominicana durante el período 2009-2013 se encontró que un 56% fueron financiadas por empresas farmacéuticas internacionales (198 ensayos clínicos y 113 estudios observacionales).

LOS PRIMEROS NÚMEROS

Es a la visto de todos que no hubo, pero tampoco hay un sistema en el mundo que haya podido controlar y manejar de forma extraordinaria los efectos del COVID-19; y esto tiene una razón que se llama “Nadie Tiene La Cura De Esta Enfermedad” que aun hoy en día sigue desnudando las deficiencia de todos los sistemas de saluda nivel mundial, pero debemos reconocer que existen sistemas de salud en el mundo que según los criterios de la OMS ocupan un lugar en su larga lista donde Francia está en el primer lugar, Singapur el sexto lugar; Chile el numero 33 y 36 Costa Rica; Cuba el primero en el Caribe y el puesto 39 en el mundo; República Dominicana el puesto 51 en el mundo, por encima de 140 países, es importante señalar que estos puestos varían en función de las diferentes Variables a considerar; y dentro de las mas importante están : DERECHO DE LOS PACIENTES Y LISTA DE ESPERA, PREVENCIÓN, ACCESO A LA SANIDAD GRATUITA, EFICIENCIA, ESPERANZA DE VIDA, INVERSIÓN PÚBLICA EN SANIDAD; En Donde La Cobertura Y La Calidad De Los Servicios Es Lo Más Relevante, según datos brindados por la OMS; porque mayor desarrollo no significa mayor calidad de los sistemas de salud. Prueba de ello es EEUU la potencia por excelencia, que, al no ofrecer atención sanitaria cuando y donde se necesite a todos los ciudadanos (esto solo a los que puedan sufragar cifras que a menudo son extremadamente elevadas y difícil de pagar), la OMS la hace caer en el puesto 37.

En la actualidad, la red de centros de Salud Pública tiene mas de 158 grandes hospitales, mas 1,443 centros de atención primaria, y hasta 2011 nueve hospitales especializados y una red de centros también especializados pero que se rigen por patronatos y que reciben recursos del dentro de esto cabe destacar que en nuestro país existen diez hospitales de la Red Pública, que fueron incluidos en un ranking internacional que mide los centros de salud con mejores infraestructuras y equipos en países latinoamericanos, entre ellos Argentina, Brasil, Colombia, México, Chile y República Dominicana.

SOLUCIONES

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América y la Comisión de Lancet Global Health han dado cobertura a distintos aspectos de la calidad de los sistemas de salud en el contexto de la CSU y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En sus conclusiones ellos proponen que la Calidad de los servicios en la Cobertura Sanitaria Universal (CSU) es lo más importante; sobre todo en la calidad del gasto público, alta especialización por parte de los Galenos y demás personal; y calidad en los insumos de los pacientes. Aun que es más que recomendable que Cuides tu alimentación, Con el alcohol, ten cuidado; Sexo responsable, Deja de fumar; Haz deporte, ¡muévete!; Cuida tu higiene, Duerme bien y No te olvides de tu salud mental.
Twitter: eduardcaraball0

Relacionados

6 comentarios

    1. Muchas gracias; son puntualidades que debemos conocer para poder ver lo que está sucediendo con los recursos del estado dominicano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos
Cerrar
Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios