Editorial

El eterno verano se transforma

Editorial

Los dominicanos estamos acostumbrados al longevo e interminable trópico, propio de la ubicación geográfica. en el Caribe conocemos, sin variación significativa, dos estaciones, infierno y verano. Por la condición ecuatorial el calor es la regla. Y debe serlo. Un desequilibrio global de bajas temperaturas para zonas como la nuestra solamente puede ocasionar muertes masivas. De ahí que lo normal es que las temperaturas calurosas sean lo estable.

En estos días, ya en otoño, hemos experimentado unas condiciones climáticas bien extrañas para nosotros, como lo es un cielo totalmente nublado sin presencia de lluvias. Otros, por lo contrario, presentan un sofocante calor, ya no del típico, sino insoportable para cualquiera. Debemos hacernos la interrogante de qué tan cierta es la lucha contra el cambio climático, si está realmente la población consciente del asunto. ¿Cumple el gobierno, y su ala sectorial, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales el reto de encarar este gravísimo problema?

Digan ustedes, estimados lectores ¿Vamos por buen camino?

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker