Parecer

El origen de la monogamia y la propiedad privada según Friedrich Engels

Por Edwin Peña

Según Friedrich Engels, el origen social del hombre puede dividirse en tres partes, “Salvajismo, Barbarie y Civilización”, estando cada una de estas divididas en otras tres partes a las que él llamó: estado inferior, estado medio y estado superior. La barbarie no solo se caracterizó por la domesticación de animales, el cultivo de plantas, la manipulación del barro y la fundición del hierro, sino que también, según Engels, es aquí donde tiene su origen la monogamia.

Esta no tiene su origen en la religión como muchas veces se nos ha dicho, sino más bien en la necesidad del hombre para establecer herederos cuya paternidad sea indiscutible; pues en análisis anteriores de esta misma obra (El origen de la familia, de la propiedad privada y el estado) vimos que las primeras comunidades humanas eran matriarcales, las mujeres de la comunidad tenían derecho a compartir sexualmente con todos los hombres de la misma comunidad, por lo que era bastante difícil determinar quien era el padre de la criatura. Ahora, bajo una familia monogámica, los hijos en calidad de herederos pueden llegar a poseer los bienes de su padre, dando inicio con esto a la propiedad privada.

Con la llegada de la monogamia y la propiedad privada también llegan los problemas entre el hombre y la mujer y también la esclavitud. Las mujeres comenzaron a formar partes de los botines de guerra y servían como esclavas y concubinas de los vencedores, quienes las utilizaban para saciar sus apetitos sexuales, tal y como se nos muestran en los relatos antiguos, por ejemplo en la Ilíada, Homero nos cuenta que Aquiles y Agamenón tienen una disputa por una esclava. Además, nos dice que cada hombre tenía su esclava sexual en sus respectivas tiendas de campaña, muchas que posiblemente eran capturadas del país enemigo y en ocasiones estos la llevaban a su país natal después de la guerra.

Las esposas legítimas, en cambio, tenían que soportar y tolerar eso sin queja: compartir a su esposo con una esclava. Prácticamente la monogamia solo aplicaba para las mujeres, quienes debían mantenerse sumisas ante el marido, mismo que podía disponer en cuerpo y alma de las esclavas que servían en la casa, sino pues recurría a prostitutas, quienes también, según Engels tienen su origen en la barbarie.

Los hombres que antaño habían compartido a la mujer con otros hombres durante el dominio matriarcal, ahora sobreprotegían a la esposa con tal de evitar que otros hombres la sedujeran. Por eso las habitaciones de las mujeres en las casas estaban aisladas y se les prohibía estar presente cuando algún amigo del esposo llegara en calidad de visitante, además de que en todo momento incluso dentro de la casa la mujer debía estar acompañada por una esclava, es aquí donde tienen origen los eunucos, hombres castrados que se dedicaban a cuidar de las concubinas de sus amos.

El papel de las doncellas se limitó a hilar, coser y tejer, mientras el hombre era libre de ir a lugares públicos de discusión o gimnasia, lugares donde las mujeres estaban excluidas. El origen de la monogamia de ninguna manera fue fruto del amor individual, sino en la preponderancia del hombre en la familia y la procreación de hijos que solo pudieran ser de él y que estuvieran destinados a heredarles.

La monogamia no aparece en la historia como una reconciliación entre el hombre y la mujer y mucho menos como una forma mas elevada del matrimonio. Por lo contrario, fue la primera forma de familia que no se basó en las condiciones naturales. Se baso, empero, en las económicas y el triunfo de la propiedad privada. La monogamia entra en escena bajo la forma de la supremacía de un sexo sobre el otro, dando así origen al conflicto de los sexos.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker