Parecer

El papel de los padres en el proceso educativo

Por Ricardo Mojica

Los padres y  las madres deberían de  ser los principales benefactores en el proceso educativo de sus hijos e hijas, por lo tanto, se ven estrechamente involucrados en el transcurso de este, en el cual,  su papel se va transformando de acuerdo a la etapa escolar en la que se encuentren los menores.

En el proceso de desarrollo de los niños y niñas, sus destrezas y capacidades se modifican a medida que, de manera paralela, las exigencias académicas aumentan. Es por esto que el rol de los padres y madres conlleva prioritariamente, el acompañamiento y el desarrollo de la independencia de los pequeños, permitiéndoles avanzar como seres responsables y seguros de lo que piensan, sienten y proyectan en la vida.

De esta manera, durante la etapa preescolar, el rol de los padres y madres radica en el establecimiento de estructuras y hábitos de independencia en la vida de sus hijos e hijas, ya que por primera vez los niños y niñas se enfrentan a la necesidad de actuar de manera autónoma, sin la intervención inmediata de papá o mamá como lo indica la psicología del subdesarrollo.

Una vez que los niños y niñas se convierten en estudiantes de educación primaria, el rol de los padres y madres continúa cambiando en busca de satisfacer las necesidades de los escolares. Durante el primer ciclo de la educación primaria, los padres y madres poseen un papel mucho más activo en el aprendizaje de los estudiantes, ya que deben enseñarles a responsabilizarse por sus estudios y la manera de hacerlo.

Pueden realizar un horario de estudio con los niños y niñas y enseñarles a utilizarlo para inculcar el hábito y el placer por aprender. De la misma manera, deben brindarles distintas estrategias  para estudiar y repasar las distintas materias. Han de entender que las técnicas de estudio deben variar de acuerdo a cada materia, o a sus contenidos, además deben considerar que lo que les funcionó a ellos o a sus hijos o hijas mayores, no necesariamente va a tener un resultado positivo con los menores, por lo que deben buscar y permitirse experimentar las estrategias que mejor se adapten a las necesidades individuales de estos niños y niñas.

Pero lamentablemente no es los que está sucediendo en este siglo, la mayoría de los padres no están cumpliendo con el papel que le corresponde, por esa razón vemos el poco rendimiento en los niños y niñas, hoy día el afán y las ocupaciones son las excusas que presentan los padres cuando se les convoca a una reunión, en la escuela, un estudio realizado por los estudiantes de educación de la universidad autónoma de santo domingo Higüey, realizado en un plantel educativo arrojo que más de un 60 por ciento de los padres no acuden a las reuniones convocadas por el plantel, esto confirma que definitivamente  no hay un involucramiento  de los padres en el proceso educativo no tendremos los resultados que deseamos alcanzar dentro de los objetivos del milenio.

Los padres deben de entender cuál es su responsabilidad, no se puede ignorar esta realidad hay un papel que debe de ser asumido, primero los padres, después la escuela, luego el maestro.Es un trabajo en conjunto si alguno de los actores falla o no hace su trabajo definitivamente vamos a seguir observando como la baja calidad educativa como se  sigue observando en las encuestas.

 

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker