Parecer

En estado de indefensión

Por José Marcelino

Los seres humanos contamos con mecanismos de defensa y anticuerpos que nacen con nosotros para contrarrestar virus, enfermedades y diferentes afecciones que perjudican la salud y por tanto nuestro diario vivir. Adicional a eso también contamos con mecanismos de defensa psicológico para levantar nuestra estima, para superar una adicción o una depresión, etc.

Así como existen mecanismos naturales también desarrollamos mecanismos psicológicos, pero adversos, que nos llevan a un estado de indefensión, el cual quiero reseñar en este artículo.

Estado de indefensión aprendida, también llamada impotencia aprendida en el cual estamos sumergidos la mayoría de los dominicanos y no nos damos cuenta que eso nos está pasando. Me explico, impotencia o indefensión aprendida no es más que una forma de comportarse del ser humano, adquirida con el tiempo y que se acostumbra a comportarse de forma pasiva; de tal manera que no hace nada para resolver situaciones adversas aun teniendo los mecanismos para resolverlas.

Así nos encontramos actualmente la mayoría de los dominicanos, que pudiendo actuar y resolver las cosas que nos afectan nos quedamos de brazos cruzados, indiferentes a lo que está pasando a nuestro alrededor. Nos estamos acostumbrando tanto a lo malo que ya lo vemos como bueno y cuando un funcionario hace una obra y resuelve una situación calamitosa, lo aplaudimos por eso, no sabiendo que ellos están para esa función; que ese es su trabajo y que los recursos con que ellos realizan esas obras son recursos del Estado. Por ende son recursos nuestros también, no solo de ellos como funcionarios y ciudadanos; son solo administradores de esos recursos.

Cuando nos encontramos sumergidos en ese mecanismo de indefensión no percibimos la realidad que nos afecta, percibiendo como que todo está bien o normal. Hasta ahí nos han llevado y no nos hemos dado cuenta, lo cual es peligroso, ya que nos han quitado hasta la habilidad para defendernos, dejando que nos inculquen que los cargos públicos o hacer política es solo para personas de una moral cuestionable y que los hombres serios se dañan si entran en política o aceptan un cargo público. Eso es parte de la impotencia que sentimos causada por el estado de indefensión en el que estamos sumergido.

No me cansaré de decir las cosas como realmente son para que así podamos salir de lo pasivo a lo activo, para lograr que realicemos un cambio para bien. La impotencia es una emoción que nos causa dolor cuando vemos que algo está mal y no podemos resolverlo. Todos la sufrimos a diario por diferentes situaciones, pero más aún cuando vemos el desastre y abandono que hay a nuestro alrededor.

Estamos en un estado de indefensión aprendida, e indefensión por omisión; ninguna autoridad hace nada para que las dificultades existentes vayan cambiando poco a poco. Nos encontramos estáticos sin esperanzas, impotentes y al borde del colapso.

Nos sentimos débiles, carentes de poder, y eso es una bomba de tiempo; por eso les digo, desde esta plataforma, que cada cual haga su aporte con su accionar dando pasos lentos pero firmes; dejemos de criticarnos unos a otros los que nos duele el país y nuestra comunidad.

Muchas personas dicen que desde un teclado es muy fácil querer resolver los problemas, queriendo decir con eso, que nada se resuelve o que no se aporta solamente escribiendo. Sin embargo, ellos solo critican al que dedica su tiempo a escribir y despertar conciencia mediante las letras. Eso funciona, estoy seguro: el que lee es porque le gusta aprender y, por tanto, capta las cosas positivas en la lectura.

Estoy de acuerdo que no solo es escribir, pero por algún lado debemos comenzar. Estoy seguro que todo aquel que escribe es porque está dispuesto a salir de la impotencia -indefensión- aprendida y realizar acciones conjuntas que sirvan para hacer el cambio.

Les dejo esta frase para que la analicen bien y la pongan en práctica:

“La vida es muy peligrosa, no por las personas que hacen el mal; sino por las que se sientan a ver lo que pasa”  (Albert Einstein)

¡Aunemos esfuerzos!

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker