Parecer

Ética a Nicómaco: microanálisis de Aristóteles (I)

Edwin Peña

Ética a Nicómaco: primera parte. “Toda arte y toda investigación, y del mismo modo toda acción y elección, parecen tender hacia algún bien; por esto se ha dicho con razón, que el bien es aquello a que tienden todas las cosas” (Ética a Nicómaco 1:1).

Aristóteles comienza su ética reconociendo que todos los hombres se fijan metas u objetivos, y además de que se valen de medios para llegar a esas metas u objetivos, reconoce además de que una vez el hombre ha alcanzado esa meta u objetivo, el hombre vuelve a fijarse nuevos medios, para alcanzar una nueva meta o un nuevo fin propuesto, dicho esto, pudiéramos pensar que existe una sucesión infinita de medios y fines propuestos.

Sin embargo, Aristóteles argumenta que todo se dirige hacia un fin, un bien, un fin último, un bien supremo, que no se vale de medios y que es un fin en sí mismo, es decir, que queramos obtenerlo por sí mismo y no porque podemos alcanzar algo más a través de ello, por ejemplo: este fin último no puede ser el dinero, pues nosotros no queremos el dinero porque es dinero, nosotros queremos el dinero porque a través de él, podemos conseguir otras cosas, como un plasma de 55 pulgadas.

Este fin supremo, según Aristóteles, es buscado por todos, y todos los actos, las acciones o medios empleados por el hombre se dirigen hacia él. Como mencionamos antes, Aristóteles se da cuenta de que hay cosas que las hacemos con el fin de conseguir otras cosas, por ejemplo: —¿Por qué estudias inglés? —Bueno, para conseguir un buen empleo. —¿Para qué quieres un buen empleo? —Bueno, para ganar mucho dinero. —¿Para qué quieres mucho dinero? —Para comprar muchas cosas. —¿Para que quieres comprar muchas cosas? —Bueno, porque me gustan esas cosas, porque quiero esas cosas. —¿Por qué quieres esas cosas? —Porque esas cosas me hacen feliz.

Según Aristóteles, hay acciones que son un fin en sí mismas, para él, el sentido de la vida, el fin último y el bien supremo consiste en alcanzar la eudaimonia, es decir, ser feliz o la felicidad, pues nosotros queremos ser felices porque sí, queremos alcanzar la felicidad y vamos a emplear todos los medios para llegar a ella. La felicidad es un fin en sí mismo, no la queremos para llegar a algo más elevado, queremos la felicidad porque sí, porque nos sentimos bien y afortunados, complementados y en plenitud.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker