Parecer

Examen de la situación de los refugiados en el mundo

Por Charli Daniel Calderón

Cada día aumenta el número de personas que son obligadas o forzadas a abandonar sus hogares, sus seres queridos, sus comunidades o país de origen porque se sienten perseguidos o amenazados por diversas razones, ya sea por culpa de la guerra, el hambre, el narcotráfico, la pobreza o por cuestiones étnicas o religiosas. Según el informe Tendencias globales (2018), publicado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) “[e]xisten 70.8 millones de personas desplazadas forzosamente de sus hogares en el mundo”, lo cual pone de manifiesto un problema global que necesita ser atendido con urgencia por los sujetos de derecho internacional.

En los últimos años el crecimiento de estas cifras ha sido alarmante, aunque son innegables los esfuerzos realizados por la comunidad internacional para mitigar los efectos de estos desplazamientos, poniendo en marcha campos de refugiados que sirven para dar ayuda y asistencia a los desplazados, brindándoles alimentos, agua potable y medicinas, educación elemental etc. Estas medidas están muy lejos de resolver el problema, pero son extremadamente necesarias para contrarrestar la violencia y ayudarles a tener una vida digna.

Cabe resaltar la situación de los rohingyas, una etnia compuesta por una comunidad musulmana que se encontraba como una minoría en Myanmar. Los rohingyas fueron desplazados abruptamente de sus hogares por las autoridades de aquel país, creando caos y desatando una ola de violencia. Según estimaciones de ACNUR, más de 700 mil rohingyas huyeron de la persecución en Myanmar y se refugiaron en el país de Bangladesh. Caminaron días completos —totalmente exhaustos— atravesaron una inmensa y tenebrosa selva… y todo por llegar a un refugio, a un lugar de paz.

América Latina no ha quedado exenta de estos desplazamientos; la crisis económica y política que ha azotado a la República Bolivariana de Venezuela ha creado el espacio para grandes flujos de migrantes que se han desplazado hacia otros países del continente, como Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, República Dominicana, entre otros. También en otras naciones, como Siria, Yemen, Sudán del Sur, Afganistán, existen millones de desplazados que viven verdaderos dramas humanos a diario. La decisión más difícil es retornar a sus lugares de origen, zonas devastadas por la guerra, convertidas en ciudades fantasmas.

Finalmente, las soluciones planteadas por los organismos internacionales a esta crisis global de desplazados van desde la reinserción en sus comunidades; la adaptación a nuevos países que reciben refugiados de manera voluntaria o forzosa; las creaciones y mantenimientos de concentraciones o campos de refugiados en territorios neutrales. Mientras se cumplen estas medidas y se convierten en definitivas, a miles de personas se les violentan sus derechos humanos: son obligados a abandonar su tierra, sus hogares y se les persigue por su raza, etnia o religión, cuestiones que deberían formar parte del pasado de la humanidad.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by