Síntesis

Éxodo venezolano: el asiento de la comunidad en Higüey

carolinaperez@purohigueyano.com.do

Las crisis políticas y económicas de Venezuela han sido provocadas, en la mayoría de los casos, tras una mala administración por parte de candidatos electos de manera popular y legítima por el pueblo, por las medidas de política económica ortodoxa, por alcanzar y mantener un crecimiento sostenido y equilibrado.

La debilidad de estructura económica frecuente, que no responde a las necesidades de las personas, en particular a las personas de escasos recursos, se demuestra con la existencia de más de mil millones de personas que viven en pobreza extrema, según informes arrojados por el Banco Mundial. En su gran mayoría, estas personas viven con menos de 2 dólares estadounidenses: el 12 % esta población viviendo en decadencia.

En el año 2012, 902 millones de personas vivían en este tipo de pobreza; en el 2015 eran 702 millones, implicando un descenso del 30 % en apenas 3 años. Los avances logrados en la reducción de la pobreza han sido notables en las últimas décadas. El mundo cumplió la meta del primer objetivo de desarrollo del milenio de disminuir la pobreza para el 2015; la tasa de pobreza registrada en 1990, lográndolo en 2010.

No obstante, la banca, la intervención de la política monetaria, a través del Banco Central de Venezuela  (BCV), que ha desencadenado en una  hiperinflación,​ la corrupción política, el deterioro de la productividad​ y competitividad, la  caída de los precios del petróleo​ que provocó la mayor crisis de esta industria en Venezuela, son otros de los problemas que también han contribuido al agravamiento de la situación.

En los últimos 10 años, Venezuela ha malgastado su profunda riqueza petrolera, dejando a su economía en ruinas. La crisis en Venezuela a que se hace referencia, atiende a la crisis política, económica y social que desde principios del 2013 sufre el país, tambaleándose por un éxodo masivo sin precedentes de emigrantes en busca de alimentos y medicinas.

La ONU estima que hasta 3 millones de venezolanos han abandonado el país desde 2014 y 4 millones han huido de una crisis económica y política a finales del 2015 al 2018. Huyen por la escasez de medicinas, alimentos, provisiones, servicios básicos, apagones, aumento del desempleo, aumento del crimen violento, el cierre de empresas públicas y privadas, etc.

La crisis ha generado dos olas de fuertes protestas sociales: una en 2014 y otra en 2017. Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), las protestas fueron reprimidas fuertemente por los entes policiales y guardias nacionales incurriendo en la violación reiterada de los derechos humanos. Hubo víctimas fatales y presos por motivos políticos.

Fuente: Diario Digital Ñanduti : Protesta venezolana en el 2017

La economía venezolana se contrajo un 4 % en ese año, según un documento presentado por el país ante el regulador de valores de Estados Unidos, en un contexto de caída de los precios del crudo y una alta inflación.

El Banco Central de Venezuela no ha presentado datos desde finales de 2014, cuando aclaró que la economía arrojó números negativos durante los tres primeros trimestres de ese mismo año. Esto conllevó a las exportaciones de Venezuela, en su gran mayoría de crudo, a alcanzar  los 60,497 millones de dólares en los primeros 9 meses del 2014. Implicó el retroceso de los precios del petróleo, que a su vez redujeron los ingresos del país para ese entonces.

Fuente: EVTV. Banco central de Venezuela

En ese mismo lapso, las importaciones llegaron a 32,153 millones de dólares. De igual manera, Venezuela acordó un préstamo de 10,000 millones de dólares de China en marzo de ese mismo año.

Luego, en septiembre (2014), pactaron un préstamo adicional por 5,000 millones “para ser usado en financiar proyectos petroleros”. Desde el 2007 China es el principal financista de Venezuela, ya que ha prestado 55,000 millones de dólares a cambio de envíos de crudo.

La  crisis económica venezolana, también llamada la  depresión económica venezolana ​o  colapso económico venezolano,​ se refiere al deterioro que se empezó a advertir en los principales indicadores macroeconómicos venezolanos  desde  2012, y cuyas consecuencias se han extendido en el tiempo, no sólo en el plano económico sino también en el político y social del país sudamericano.

El comienzo de la crisis económica expuso la explosión de distintos factores, por mencionar algunos: la crisis financiera, la  crisis energética, la  escasez de alimentos, la crisis bancaria en noviembre del 2009​ y 2016​, la estatización de empresas privadas y agroindustriales, la inflación, la dependencia al petróleo, la falta de divisas y, finalmente, el aumento de  desempleo. Todo esto se tradujo en el surgimiento de  movimientos sociales encaminados a cambiar el modelo económico y productivo, así como el sistema político, exigiendo una renovación democrática.

Fuente: Info7. Escasez de Alimentos

La situación de la nación bolivariana conllevó a la gran migración venezolana, denominada “tercera oleada migratoria venezolana”. Se caracteriza por ser “principalmente un segmento de clase media” que cuenta con educación superior pero asalariados que “no tienen grandes fuentes de riqueza”, además de ser en su mayoría población joven.

La “oleada” tiene como antecedentes el cierre de la frontera con Colombia ordenado por Maduro el 19 de agosto del año 2015 y la reapertura de la frontera en el 2016. La  OEA  y voceros de la agencia de refugiados de Naciones Unidas, ACNUR,  lo catalogaron como el éxodo más grande que ha existido en la historia del hemisferio occidental en los últimos 50 años.

El 7 de octubre el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, en su visita a la frontera colombo-venezolana para constatar la gravedad de la situación calificó de “crisis monumental” la emigración venezolana.

Fuente: El Nacional. Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi

La emigración reciente desde Venezuela es de casi el 80 % durante el 2016 y 2017. ​Los venezolanos en el exterior pasaron de menos de 500,000 en el 2005 a más de 2,500,000 en el 2018. En Latinoamérica se incrementaron en 900 %: de 89,000 a 900,000 personas entre 2017 al 2019.​ Por esta razón, las organizaciones internacionales que colaboran con las medidas paliativas han comenzado a operar principalmente en los países sudamericanos.

La mayor concentración de la migración venezolana  se encuentra en Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina, Brasil, Canadá, Costa Rica, México, Panamá y Uruguay. Asimismo, en las islas caribeñas, como Aruba, Bonaire,  Curazao,  República Dominicana y Trinidad y Tobago; en menor medida a Australia, Bolivia, Francia, Guyana, Italia, Paraguay, Portugal y Reino Unido.

Es impresionante cómo en un día de julio hasta 50,000 venezolanos cruzaron la frontera con Colombia, ante la grave situación en su país. Otros miles huyeron a Perú en los últimos años. Y los números no dejan de aumentar.

Sin embargo, el gobierno de Venezuela no reconoce que en ese país exista en la actualidad una crisis humanitaria; así lo dudó la vicepresidente, Delcy Rodríguez, afirmando no estar segura de qué sería la causa de que un gran número de ciudadanos venezolanos migraran hacia otros países. Rodríguez adujo que la crisis humanitaria de la que se habla en Venezuela sería “una excusa de Estados Unidos para atacar al país y profundizar la guerra económica”.

Se trata de “fake news”. Así, el gobierno de Nicolás Maduro negó que haya una crisis humanitaria por la migración que desborda a Latinoamérica y llevó a Brasil a desplazar tropas a la frontera. El tema de los venezolanos que emigran “ha sido usado de manera bárbara, criminal y xenófoba por gobiernos xenofóbicos y racistas”, aseveró el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, al calificar de “fake news” (noticias falsas) la información que habla de una “crisis humanitaria”.

Fuente: BBC News Mundo. Delcy Rodríguez, vicepresidente de Venezuela

El gobierno de Venezuela implementó en Perú el “Plan Vuelta a la Patria”, que ofrecía el pago de pasajes aéreos a los inmigrantes venezolanos que quieran regresar a su país. El 28 de agosto del 2018, 89 venezolanos retornaron a su país desde Perú. ​Evidentemente el gobierno venezolano se contradice entre una declaración y otra. Por una parte, niega la migración venezolana y, por la otra, implementa un plan para la retornar al país. La verdad real  es que de “3 a 4 millones personas han huido de Venezuela en los últimos años”, cifra entregada por el vocero de Naciones Unidas, Stephane Dujarric, que refleja la enorme dimensión del desplazamiento de personas en América Latina a causa de la crisis económica en Venezuela: un país de unos 31 millones de habitantes.

Es el mayor movimiento migratorio en la historia reciente del continente. Los venezolanos no huyen de un conflicto armado, sino de la escasez de alimentos y medicinas, los salarios bajos y la hiperinflación.

Además, el ritmo de huida del país ha ido aumentando exponencialmente. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) consideran “asombroso” el ritmo al que ha aumentado la cifra a finales de 2015: 4 millones a mediados de 2019.

En la República Dominicana, específicamente en Santo Domingo, aproximadamente 25,000 ciudadanos venezolanos han llegado en el primer trimestre del presente año 2019, según datos estadísticos obtenidos en el Aeropuerto Internacional de Las Américas (AILA). En su mayoría mujeres y jóvenes con altos niveles de estudio, reveló una encuesta realizada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Los mismos datos señalan que los venezolanos que durante los primeros tres meses de este año visitaron el país lo hicieron en vuelos comerciales por los aeropuertos Las Américas, Gregorio Luperón de Puerto Plata; Santiago, Samaná, La Romana y Punta Cana, de Higüey. La encuesta señala, además, que la población venezolana en República Dominicana es muy joven, (el 70 % se encuentra entre los 18 y los 35 años), solteros (74 %), predominantemente femenina (54 %) y con estudios de tercer nivel (más del 50 % tiene formación técnica y/o universitaria).

Otros indicadores señalan que, debido a la situación migratoria de la gran mayoría de los venezolanos en República Dominicana (el 89,75 % tiene un estatus migratorio irregular). Las oportunidades de integración económica han sido limitadas a oficios de baja calificación y remuneración, ya que una vez vencidos los permisos de turismo, los refugiados e inmigrantes venezolanos se enfrentan a la imposibilidad de acceder a empleos formales y a la ausencia de procedimientos eficientes de validación de experiencia y títulos académicos.

El jefe de operaciones de la Misión de la OIM en República Dominicana, Josué Gastelbondo, señaló que “la relevancia de esta encuesta radica tanto en su relación con los datos oficiales del gobierno dominicano, al ser una muestra representativa de la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI), como en su aplicación en 14 países”. De modo que “permite comprender la situación de la población venezolana en la República Dominicana a la luz de una realidad regional”.

Desde aproximadamente  unos 10 meses es fácil encontrarse con un venezolano en las calles de las diferentes ciudades de la República Dominicana, sobre todo en las zonas de Santo Domingo, Santiago, Bávaro, Higüey, Punta Cana. Muchos laboran en tiendas, restaurantes, supermercados, y hasta venden su comida típica, como las famosas arepas y cachapas.

La cifra actual nacional se calcula con base en aproximaciones, aunque la embajada de Venezuela en República Dominicana estima que son alrededor de unos 20,000 venezolanos en condiciones irregulares, número este que cada vez se incrementa . En los últimos 3 años, la cancillería ha otorgado unas 2,556 visas de diferentes modalidades, documento que valida al inmigrante venezolano para trabajar y vivir en República Dominicana. En el 2014 se entregaron 567 visas y en el 2015 la cantidad se duplicó a 1,207.

En el 2016 ese número se redujo a 782 visas. Las residencias temporales que otorga la Dirección General de Migración (DGM) ascendieron el año pasado a 626, de las cuales sólo una es permanente. Para pisar suelo dominicano el venezolano necesita una tarjeta de turista, que es adquirida una vez llega a cualquiera de los aeropuertos del país, por un costo de 10 dólares. Pero para realizar cualquier actividad económica les hace falta una visa, bien sea de negocio, trabajo o de residencia.

Esta visa sólo se consigue en la embajada dominicana, ubicada en la capital venezolana, Caracas, cuya condición dificulta regularizar la situación migratoria, pues la fuerte crisis económica pone en alerta a las autoridades nacionales.

Entre los higüeyanos viven venezolanos desde hace mucho tiempo. Han llegado al país con miras a un mejor futuro y una mejor calidad de vida. Tal es el caso de Marlene Ávila, quien expuso de manifiesto su ciudadanía cuando contaba las experiencias vividas en el momento de migrar de su país hacia la Republica Dominicana, nos comenta:

Marlene Ávila

“Yo me radiqué en la República Dominicana desde mediados del año 2006, estableciendo residencia en la provincia La Altagracia, con la gran bendición de trabajar en Punta Cana y Bávaro, a nivel de la hotelería. Ahora me desempeño como abogada. Tomé la decisión de emigrar de mi país a raíz de los cambios producidos en Venezuela, que aún no eran tan bruscos para aquel entonces, para la intentona del gobierno del presidente Hugo Chávez.

Sigue diciendo Ávila: “Sin embargo, ya no he vuelto más a mi país, porque cada día los cambios económicos, políticos y sociales han conllevado a que cada venezolano se haga una interrogante clara sobre regresar otra vez. Con mucha tristeza veo mi país y no es nada de la Venezuela que conocí, donde nací, donde crecí, donde viví; es totalmente diferente, ha sufrido muchos cambios, demasiado drásticos… Venezuela era uno de los países más ricos del mundo, y verlo ahora como está, sumergido en la pobreza, delincuencia y hambre, es totalmente deprimente para cualquier venezolano.

El venezolano es un hombre o una mujer, trabajador/a, esforzado/a, con amplia capacidad de proyectos y funciones. Es un ser humano lleno de planes, metas y objetivos en la vida, que vivía en un país en el que no necesitaba nada, ni económico, ni político ni social, mucho menos tener que migrar a otro lugar, ni para trabajar, ni para hacer turismo, teniendo tantas bellezas naturales allí mismo.

Venezuela era uno de los países que muchos extranjeros elegían como primer destino turístico para conocer los hermosos paisajes naturales y nacionales. Muchos incluso destacados y reconocidos a nivel mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

También era el primer país donde los inversionistas, tanto europeos como latinos, querían invertir. Sin embargo, desde 10 años se ha agudizado la crisis económica, política y social al límite de que los inversionistas se han marchado de la nación. La mayoría de las empresas públicas y privadas han cerrados sus puertas, quedando millones de venezolanos desempleados y sin un sustento básico para sus familias.

Han colapsado los servicios públicos básicos, hay escasez de alimentos, necesarios para la nutrición de la población. En el periodo de febrero a marzo de este año se ha reportado un 61 % de la población, principalmente infantil, con un alto estado de desnutrición. Estos factores son influyentes para decidir salir de su tierra y migrar a otros países.

Cómo amo la libertad tengo sentimientos nobles y liberales, y si suelo ser severo, es solamente con aquellos que pretenden destruirnos

Simón Bolívar

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by