Parecer

Fundamento jurídico de la prohibición de canciones

Por Delfín Enrique Rodríguez

En la antigua Roma los censores tenían doble función: 1- Organizar el Censo y 2- Vigilar por el mantenimiento de las buenas costumbres; entre sus facultades estaba el prohibir lo que ellos entendían era contrario a éstas. El Estado ha tenido tradicionalmente la vigilancia del mantenimiento de lo que se considera “Buenas Costumbres” algo que resulta en extremo interpretativo y de lo cual no tenemos una definición legal.

En la República Dominicana tenemos un organismo llamado a vigilar por el mantenimiento de las “buenas costumbres”, se trata de la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía (CNEPR) regulada por la Ley 1951 sobre la Reglamentación de Espectáculos Públicos y Emisiones Radiofónicas, del 7 de marzo de 1949.

El segundo artículo de la citada ley establece: “Los reglamentos previstos en el artículo anterior podrán prohibir los espectáculos, proyecciones y emisiones radiofónicas, o parte de los mismos que ofendan la moral, las buenas costumbres, las relaciones con los países amigos y en general que puedan ser perjudiciales a los principios y normas del pueblo dominicano.

Los proyectos para estos reglamentos serán sometidos al Poder Ejecutivo, vía Secretaría de Estado de lo Interior y Policía, por un organismo especial que se denominará Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía”. Posteriormente el Presidente Joaquín Balaguer dictó el Reglamento 824 para el Funcionamiento de la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía, del 25 de marzo de 1971.

El Reglamento 824 textualmente dice: “Art. 62.- La radio y la televisión tienen la función social de contribuir al fortalecimiento de la integración nacional y al mejoramiento de la forma de convivencia humana; a través de sus transmisiones se procurará: Primero: Evitar influencias malsanas y perturbadoras del desarrollo armónico de la niñez y la juventud dominicanas. Segundo: El respeto a los principios de la moral social, la dignidad humana y los vínculos familiares.Tercero: Tratar de elevar el nivel cultural del pueblo, y la conservación de la característica nacional, sus costumbres y tradiciones, la pureza del idioma y exaltar los valores de la nacionalidad dominicana. Cuarto: El fortalecimiento de las convicciones democráticas, la unidad y la amistad de todos los dominicanos y la cooperación internacional”.

La Ley de Drogas (50-88) textualmente expresa lo siguiente: “Art. 36.- Se prohíbe cualquier tipo de publicación, publicidad, propaganda o programas a través de los medios de comunicación, que contengan estímulos y mensajes subliminales, auditivos, impresos o audiovisuales que tiendan a favorecer el consumo y el tráfico ilícito de drogas y sustancias controladas”.

De todo lo expresado precedentemente podemos inferir que la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía está facultada para prohibir canciones que promuevan la vulgaridad y que sean contrarias al orden público y las buenas costumbres; el inconveniente se presenta porque no existe una clara definición legal de lo que es “buenas costumbres”.

Resulta evidente que las canciones que promueven el uso, venta, distribución o tráfico de Drogas están prohibidas legalmente y que no deben ser difundidas por los medios de comunicación. Lamentablemente la CNEPR en los últimos tiempos no ha cumplido a cabalidad con el rol correspondiente, recordamos a la inolvidable Zaida Ginebra, la Comisionada que cumplió a cabalidad con sus funciones aunque se ganó sentimientos negativos por parte de algunos artistas que la consideraron muy estricta.

El autor es abogado

 

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker