Especial

Henry Castillo: de las telecomunicaciones y el mercadeo a dirigir la UASD-Higüey

Por Paula Aldaño Medina

Uno propone y Dios dispone, porque de muchacho me veía trabajando con una gorra de ingeniero electromecánico, que fue lo que primero estudié y nunca ejercí.

Ing. Henry Rafael Castillo Guerrero: “hago abanicos, inversores y transformadores”. El empresario y director de la UASD Centro Higüey,  además de profesor de Administración y Mercadeo, es ingeniero electromecánico, egresado de la UASD con 53 años de edad; se considera un apasionado por los retos que se le presentan, al igual que por la enseñanza. Cuenta con más de 30 años en el mundo laboral, por lo que ha desempeñado una diversidad de trabajos que van desde la administración, construcción, bienes raíces, la docencia y agencia de investigación de mercado.

Nació en la calle Beller No. 58 de la ciudad de Salvaleón de Higüey, provincia La Altagracia, el 24 de Octubre 1965, hijo de Antonio Castillo y Elba Dora Guerrero, también higüeyanos; su padre era de Hicoteo, de Las Laguna de Nisibón, y su madre era una maestra divorciada con dos hijos y le tocó ir a dar clases a Hicoteo, donde conoció a su padre, quien fue su último amor y de ahí nació Henry. En sus vacaciones iba mucho a Hicoteo, momentos que ansiaba porque disfrutaba del río y de los mangos del campo.

Luego que se hizo bachiller inició a estudiar Ingeniería Electromecánica en el entonces CURE, hoy UASD- centro Higüey, cuando funcionaba en la calle Duvergé, donde hizo el colegio universitario y de  ahí se trasladó a terminar la carrera a Santo Domingo en el año 84 u 85 y se graduó en el año 1990; pero antes de graduarse comenzó a laborar en la Compañía CODETEL, hoy Claro, única empresa en la que laboró de forma privada en la que duró casi 22 años, pasando por diferentes posiciones gerenciales.

Entró a la UASD porque en el año 1995 decidió hacer una maestría en Administración de Empresas y otra maestría en Mercadeo, de la que se enamoró, lo que le impidió que ejerciera su carrera de Ingeniería Electromecánica, a pesar de saber hacer abanicos, inversores y transformadores. Expresó que “cuando era muchacho se veía de ingeniero con un casco, pero uno propone y Dios dispone, porque nunca pude ejercer ya que era gerente en CODETEL y se había ido por esa línea”.

Decidió dejar el empleo de CODETEL aprovechando el cambio de administración a VERIZON y concentrarse más a la docencia, trabajo que realizaba a la par.

Toma de posesión de la dirección de la UASD-centro Higüey

Decidió volver a residir en su pueblo natal con su familia y con un nuevo proyecto de poner una empresa constructora la cual llamó CONTRUCCIONES C & C y duró alrededor de 5 a 6 años con esa empresa; luego, cuando vino la crisis inmobiliaria mundial, la quitó.

Conversando con el  compañero de docencia y amigo, Mtro. Rubén Darío Castillo Castillo, quien le preguntó que si él podía hacer una encuesta de investigación de mercado, la cual realizó y presentó en el programa VISION 20/20 y de ahí nació entonces su empresa llamada H CONSULTING, de investigación de mercados y asesorías políticas, aún vigente.

Tiene 25 años como maestro en diferentes universidades del país, de los cuales 19 han sido en la UASD, tanto a nivel de grado como de cuarto nivel.

Inició la docencia en INTEC, con la asignatura Métodos Cuantitativos, y alrededor de sus tres años en esa universidad conoce a la hoy rectora de la UASD, Dra. Emma Polanco, quien también daba clases en INTEC y le propuso que como uasdiano debería dar clases también en la UASD y decidió involucrarse en el proceso de concursar para entrar a la universidad.

Ya al año de aplicar entra a la UASD pero se mantiene impartiendo clases también en APEC en postgrados; al año de ser Profesor PP pasa a ser Profesor Adscrito, fecha en que decidió por completo abandonar la en ese entonces Compañía Dominicana de Telecomunicaciones.

Al llegar con su carga académica a Higüey se relaciona con el director de ese tiempo, Mtro. Jorge Reyes Medina; poniéndose a su disposición logra ser designado como encargado del Departamento de Postgrado del centro, iniciando de a jueguito y jocosamente expresando que ya no se quiere ir, por cogerle tanto cariño a la UASD, cariño que descubrió al escuchar hablar mal de ella.

En el Departamento de Postgrado duró de 3 a 4 años, empoderándose de las maestrías, que encontró sin que concluyeran con la graduación los participantes, haciéndose responsable de culminarla y lograr renunciar del Departamento dejando abiertos más de 20 programas de maestrías en distintas aéreas, llegando a ésta meta  con mucho esfuerzo y con la pasión e intensidad que él logra inyectarle a sus propuestas.

Como hombre visionario vio la necesidad de que la UASD-centro Higüey siguiera siendo dirigida por un maestro residente y quiso adentrarse en aspirar a la dirección hasta lograr asumir el reto.

Durante actividades en el auditorio universitario

Desde que tomó posesión de la dirección ha tenido mucho trabajo y sus planes son rescatar la planta física, darle mantenimiento, equipar a la universidad de los acondicionadores de aires necesarios, tanto para oficinas  como para aulas, de data shows, lámparas, construir no una cafetería o un comedor, sino más bien una plaza universitaria, con múltiples servicios, para todo público; desea hacer un edificio para los cursos extracurriculares de idiomas y un edificio administrativo.

Con sentido del humor cuenta que al parquecito llamado por él “Henry Castillo”, que está en el lado norte de las aulas, desea reestructurarlo y adecuarlo de modo que durante el día no dé tanto el sol y los uasdianos puedan  esparcirse en esa área y ponerle a funcionar la fuente que tiene; dotarlo de conectores eléctricos, entre otras cosas.

Muy altruista cuenta que desea traer al Centro las carreras de Ingenierías y Arquitectura, así como también, por lo menos, asignaturas iniciales de la carrera de Medicina.

Con mucho entusiasmo sueña con inyectarle a su equipo de trabajo su optimismo para que se empoderen de sus departamentos y que se logre en conjunto sacar adelante la universidad.

El Director afirma que en estos primero meses que lleva de gestión de mucho trabajo y dedicación no ha afectado a su familia debido a que actualmente está separado de su pareja y que más bien se ha beneficiado del trabajo porque le ha ayudado a pasar ese trance bien ocupado, al final beneficioso.

Henry Castillo y parte de sus hijos

Habla de sus hijos con una pasión y devoción que solo un padre dedicado puede externar; ya tiene hombres y mujeres, con quienes vive en comunicación a diario ya que residen en Santo Domingo, los más grandes.

Es un abuelo feliz y actualmente comparte los fines de semana con su último retoño, Rafael Castillo, a quien desde ya admira por su personalidad a tan temprana edad; lo describe como un hijo hábil e inteligente y totalmente fuera de serie.

El Mtro. Castillo se define como una persona muy sensible “y por lo que pude ver llorón”, amable, sincero, jocoso y trabajador, cualidades que han sido demostradas a través de su trayectoria laboral y por la sinceridad de sus palabras.

No es sencillo dar una definición de lo que es una buena persona, porque en ella confluyen diferentes cualidades. Lo que está claro es que es una persona bondadosa; siempre deseará el avance de la UASD y lo mejor para los demás y actuará en consecuencia.

Etiquetas

1 thought on “Henry Castillo: de las telecomunicaciones y el mercadeo a dirigir la UASD-Higüey”

  1. El hombre que persevera triunfa. Dios nunca desampara a una persona de frutos y de bien social.
    Buen trabajo paula aldaño ¡Felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker