Historiador de la Ciudad

Higüey: refranes, proverbios y adivinanzas en tiempos de la colonia

Por Francisco Guerrero Castro

Francisco Guerrero Castro, historiador.

Salvaleón de Higüey tiene una cultura propia. Los higüeyanos desarrollamos nuestras facultades con identidad propia. De una cultura campesina que predominó durante varios siglos hemos pasado a una cultura popular. Nos sentimos orgullosos de ser higüeyanos aún con nuestras muchas limitaciones económicas y sociales. Es común encontrar en nuestros campos reliquias de poesía popular española conservadas en la tradición, como las décimas, que eran el medio de expresión de nuestros vates populares.

El desarrollo de las facultades intelectuales de los campesinos fue pobre en las artes, pero fueron prolíferos en la composición de décimas con sentido social, refranes, adivinanzas y otros. El campesino se mantuvo integrado al contorno social por sus hábitos y era común escucharlo de mañana o en el atardecer entonando melodías. Las adivinanzas y los refranes forman parte de la identidad cultural. El refrán es tradición y filosofía. Estos dichos sabios se crean de la experiencia adquirida en la vida cotidiana y existen en todas las naciones del mundo. El refrán suele poseer citas crudas y directas que podrían tildarse como obscenas; también está incluida en ellos la picardía.

Los mejores adivinadores y refraneros los encontramos en las regiones rurales del paraje Azafrán y La Otra Banda. Para el 1970 los precursores higüeyanos de adivinanzas eran Luciano Guerrero, con 27 años de edad, en Azafrán y Manuel Paniagua, con 44 años, en La Otra Banda. Otros dignos de mencionar eran Eladio Castillo, con 22 años de edad; Crispín Belén, con 19 años; Severino Rodríguez, con 26 años y Cecilio Martínez con 28 años.

Comenzaremos con los refranes y proverbios, frases hechas y modismos como los siguientes[1] que aparecen en los diarios de Colón y en otros escritos de tiempos de la colonia:

  • A Dios muchas gracias sean dadas.
  • Con la ayuda de Dios.
  • Como su madre los parió.
  • A vista de ojo.
  • Quien tuviere FE demande, que todo se le dará.
  • Andando más, más se sabe.
  • Tanto da una gotera de agua en un agujero que le hace un hoyo.
  • A pedir de boca.
  • Obra de común, no sirve a ningún.
  • La verdad siempre vence.
  • Sin indios no hay indias.
  • Salir de Guatemala para meterse en Guatepeor.
  • Al amigo ámalo con su vicio.
  • Al que le duele la muela que se la saque.
  • Donde fueres haz como vieres.
  • No es la dicha para quien la busca, sino para quien la encuentra.
  • No dura más el leal de lo que quiere el traidor.
  • Mal de muchos consuelo es.
  • Cobra buena fama y échate a dormir.
  • Las verdades amargan.
  • Más da el duro que el desnudo.
  • Lo que se usa no se excusa.
  • No hay mal que no venga por bien.
  • Quien tiene enemigos no duerma.
  • Amor de señor y niño, agua en cestillo
  • La desconfianza es madre de los discretos.
  • Nunca de mala mata buena planta.
  • Donde hay fuerza derecho se pierde.
  • Quien más no puede, morir se deja.
  • Cantar mal y porfiar.
  • Dos contra uno échanlo del mundo.
  • Nunca de buen moro, buen cristiano.
  • Honra y provecho no cabe en un saco.
  • Llórame solo y no me llores pobre.
  • ¿Quién es tu enemigo? El de tu oficio.
  • Dime con quién andas, diréte quien eres.
  • Quien no habla, Dios no lo oye.
  • Quien de lo ajeno se viste, en la calle lo desnudan.
  • Buena orina y buen color y dos higas para el Doctor.
  • Come poco y cena más.
  • El corazón manda en las carnes.
  • Quien canta sus males espanta y quien llora los aumenta.
  • El amor hace discretos.
  • Allá van leyes donde quieren reyes.
  • Quien mucho abarca poco aprieta.
  • Viva quien vence.
  • Quien guarda halla.
  • Más vale maña que fuerza.
  • Palabras y plumas se las lleva el viento.
  • Tanto monta cortar como desatar.
  • Darle al tiempo lo que es suyo.
  • Haz bien y no cates a quien.
  • Cuando fueres yunque sufres, cuando fueres mazo da.
  • Hasta el día de la vela no se sabe quién es el muerto.
  • Llover sobre mojado.
  • Al que huye de la ley del rey a iglesia se llama.
  • No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague.
  • Me tienes alzado de atrás.
  • El que vive donde debe, ese no debe la casa.
  • Tirar la piedra y esconder la mano.
  • La crianza aleja la labranza.
  • Yo soy blanco de la tierra.[2]

Así en las naves descubridoras venían clásicos refranes:

Si el que va a indias es loco, /el que no va es tonto; /anda que andáis que a las indias vais, /toma que llevéis, para que traigáis; /no es tan fiero el león como lo pintan; /cuando con ingleses hables, acuérdate del Drake; /hacienda de Indias y herencia de hisopo, /luce mucho y dura poco.[3]

En el siglo XIX era común escuchar las siguientes:

  • Bala que zumba no da.
  • Dar filo.
  • Corrió la colorá.
  • Bajo a hombre
  • No nací para semilla.
  • Nadie se muere la víspera.
  • Pedrada que esta para un burro no hay gato que se la quite.
  • Hombre de pantalones.
  • La jicotea no es del que la ve, sino del que la coge.
  • Quítate tú para ponerme yo.
  • En tiempo de tempestad la basura anda por el cielo.
  • Estoy chupando
  • La piña está agria.
  • Se está formando un sancocho.
  • Se le aguó el majarete.
  • Agua que no has de beber déjala correr
  • A Dios rogando y con el mazo dando
  • A caballo regala’o no se le mira el diente
  • Barriga llena, corazón contento
  • Dios los cría y el diablo los junta.
  • Esta como abeja de piedra
  • Perro que ladra, no muerde
  • El que mucho abarca poco aprieta
  • El burro sabe a quién tumba y el diablo a quien se lleva
  • En casa de herrero, asador de palo.
  • Al que madruga Dios lo ayuda
  • El que siembra[4] en tierra ajena pierde el fruto y la semilla
  • El que viste de lo ajeno en la calle lo desnudan
  • El que de su falda corta las nalgas, cortas las nalgas enseñándola.
  • El que su caballo vende es porque muerde o patea
  • El puerco cimarrón sabe en qué palo se rasca
  • El hombre precavido vale por dos
  • El que da lo que tiene a pedir se queda
  • Lo que hace con las manos lo desbarata con los pies
  • Los dedos de la mano no son iguales
  • Lo que tú no quieres para ti no lo desees para el otro
  • La lengua es el castigo del cuerpo
  • La yagua que esta para uno no se la comen los burros
  • La mujer como el caballo se busca por la raza
  • La oveja se mama su teta y la ajena
  • Lo quiere como la mula a la carreta
  • Le tienen medio como el diablo a la cruz
  • Mas cuesta la sal que el chivo
  • Más vale pájaro en mano que cientos volando
  • Más vale malo conocido que bueno por conocer
  • Más sabe el diablo por viejo que por diablo
  • Más sabe el que quiere que el que pueda
  • Muerto que no hace ruido más grande son sus penas
  • Nadie sabe lo que tiene hasta que no lo pierde
  • No se deja camino real por vereda
  • No ensucies el agua que vas a beber
  • No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy
  • No des consejo a quien no te lo pide
  • No se cambia caballo a la mitad del río
  • Puerco que no grita, cuchillo con él
  • Paga lo que debes y sabrás lo que te queda
  • Patada de yegua no duele
  • Sancocho que usted no vaya a comer déjelo hervir
  • Se hizo el chivo loco
  • Tanto da la gotera en la piedra hasta que hace el hoyo
  • Va como honda que lleva el diablo
  • Yo no soy baúl de nadie
  • Los tropezones hacen levantar los pies
  • El fin de un amor es como el fin del mundo, pero en la batalla campal del adiós en vez de fuego hay silencio.

Creencias

  • Dormir con los pies hacia la calle trae mala suerte.
  • Pedir sal prestada por la mañana al vecino es de mala suerte.
  • Una persona vestida de negro en una boda da mala suerte a los novios.
  • Tener dos luces encendidas en una habitación ocasiona muerte.
  • Casarse en martes, viernes o en el mes de noviembre resulta calamitoso.
  • Si un perro aúlla con persistencia alguien morirá en el vecindario.
  • Si por la mañana temprano se ve un gallo de pelea con la cabeza bajo el ala, perderá si se le hace pelear ese día.
  • Si una persona duerme con los pies hacia el frente de la casa, morirá.
  • Si se le cae a uno de la mano una porción de alimento mientras come, algún envidioso la deseara.
  • Si se siente picor en la mano derecha se recibirá dinero, pero si es en la izquierda se perderá dinero o una deuda será cobrada.
  • Si todas las gallinas cacarean al mismo tiempo ocurrirá una muerte en la familia.
  • Dar vueltas a una silla sobre una de sus patas atrae desgracia.
  • Si una persona se baña en un río en Jueves Santo se ahogara y se convertirá en pez.
  • Si una mujer abre un paraguas dentro de la casa no se casara.
  • Si se le pega a un niño jueves o Viernes Santo, la mano se quedara pegada al cuerpo del niño.
  • Si uno va al cementerio estando enfermo, morirá de esa enfermedad.
  • Si un campesino masca tabaco mientras siembra yuca, la yuca será amarga.
  • Si un perro ladra de noche sin razón alguna es que está viendo fantasmas.
  • Si se mece la hamaca del niño sin que este en ella, hará que el niño se vuelva loco.
  • Si se quiere que una visita se vaya de la casa, se coloca una escoba del revés detrás de la puerta.
  • Si se quiere encontrar el cadáver de un ahogado se dispara al agua y el cuerpo aparecerá flotando.
  • Si se quiere hallar al culpable de un asesinato se coloca el cadáver boca abajo en el suelo del lugar donde se encontró.
  • Si se empieza el día vendiendo a crédito (fiando), el vendedor tendrá dificultades con los clientes el resto del día.
  • Debajo de cualquier yagua vieja sale tamaño alacrán.
  • La lengua habla y se esconde y el jocico es el que paga.
  • Nunca falta un pelo entre un sancocho.
  • Más altas son las palmas y los puercos comen de ellas.
  • Nunca se acuerdan los que gozan cuando juntos comimos yerba.
  • Bala que zumba no mata.
  • Grano a grano se llena la gallina el buche.
  • Cuando atravieses el río no maldigas a la mamá del caimán.
  • Buen gallo en cualquier gallinero canta.
  • Fumamos todos, o se rompe la cachimba.

Adivinanzas higüeyanas[5]

  • ¿Cuál es el agua en que el maco no se baña? El agua de coco.
  • Mi tío Juan va, mi tío Juan viene y cada vez que viene tieso lo tiene. La Aldaba.
  • Es alta y no es torre, es misa y no se oye. La Altamisa.
  • A mí me visten de muerto, para ir a coger un vivo, mi derecho es corcovado prendo por sorprendido. El Anzuelo
  • Enturbiado[6] fue mi nacimiento y encarnado mi destino envuelto en un hilo blanco y traigo los hombres vivos. El Anzuelo
  • En el medio del mar hay un árbol con doce ramas, en cada rama un nido y cada nido dice como se llama. El Año
  • Un palo con doce ramas y cada rama dice como se llama. El Año
  • Arriba de un vivo, un muerto y arriba del muerto, un vivo. El aparejo.
  • Seco salí de mi casa, en el monte enverdecí y al cabo de los cinco meses a mi casa volví. El Arroz.
  • ¿Cuál es el ave que teniendo solamente una pelotita de carne es la que más se come en los días de Pascua? La Avellana.
  • ¿Cómo se le saca la leche a la vaca?
  • Cuando salgo me lo quito y cuando entro me lo pongo. El Bohío.
  • ¿Cuál es una cosa que cuando le dan espanta y cuando pone, pone veinte? EL Burro.
  • Yo tengo un caballo con una matadura desde la crin hasta el rabo. El caballete de la casa.
  • Es grande y bonito y más grande quiero tenerlo que no me quepa entre las piernas. El Caballo.
  • ¿Dónde es que la guinea escarba? En la cabeza.
  • ¿Qué es lo que le lleva tiempo al cuerpo? La cabeza porque nace primero.
  • Verde fue mi nacimiento, amarilla mi vejez y cuando vine a morir, fui más prieto que a pez. El Café.
  • ¿Cuál es el negro más fino? El Café.
  • Yo fui al monte, clavé una estaca y me traje el hoyo.
  • Un palo grande con dos troncones echa la fruta a arrempujones. Hombre Cagando.
  • Fui al monte, pujé, puje, vine a mi casa y me arrinconé.
  • En ti me entrepo, en ti me meneo, leche me dejas y el gusto me queda. El Caimito.
  • Largo y pelú pa´ tu culo. El Caballo.
  • ¿Cuál es el animal que más se parece al burro? La burra.
  • Una desea en la noche, otra desea en el día y otra que no descansa ni de noche no de día. Cama-silla-mesa.
  • ¿Qué es lo que tiene cama y no duerme? El Camarón.
  • Se murió mi tío y quedó la faja. El camino, después que sábana se quema.
  • ¿Qué es lo que camina que no se cansa? El Camino.
  • Allá arriba en aquel alto tengo un nido, sobre el nido una casita, sobre la casita un huevo, sobre el huevo un pelo, el que menea el pelo rompe el cascarón. La Campana.
  • Parao cogió a corriendo. El canasto a la perdiz.
  • Teta con teta, tapa con tapa, en medio e la dos piernas e que se hace la fiesta. El Candado.
  • ¿Cuál es el santo más hueco? San Canuto
  • Mi padre sembró una mata antes de tener amores, tuvo hijo y tuvo nieto y nunca le vio las flores. La Caña Brava.
  • Es capá y no es de puerco. El Capá.
  • ¿Adónde es que el cuchillo guarda al amigo? En la cárcel.
  • Ta, ta, cabecita colorá. El pájaro Carpintero.
  • Por dentro ta doncella, por fuera nadie lo sabe, el cura que la confiesa y el que le aprieta la llave. La Carta.
  • Una cosita colorá y abajo tiene la pendejá. La Cebolla.
  • Fui al pueblo, compré de ella, vine a mi casa y lloré con ella. La Cebolla.
  • Coloraíto lo tiene la perra y sucio e tierra. El Cebollín.
  • Vivo hiede y muerto huele. El Cedro.
  • ¿Qué es lo que paga por estar tuerto? El Ciego.
  • ¿Qué será, que no será, el que no adivina tonto será? La Cera.
  • Lo tengo largo, la punta ardiendo, si me da la gana, para eso lo tengo. El Cigarro.
  • ¿Qué es lo que camina con la cabeza en el suelo y la cola para arriba? El clavo de los zapatos.
  • Yo iba por un camino, me encontré con una güira seca y una viejita me dijo ¡cógelo que es manteca! El Coco.
  • Está atrás, es prieto y arrugado, tiene cuatro letras, empieza con C y termina con O. El Codo.
  • ¿Qué hace un pato con una pata en un corral?
  • Siño Juan va, siño Juan Viene, siña María, abierto lo tiene. El Colín de la baqueta.
  • Yo pasé por un camino, me encontré con un jigüero, lo partí mitad medio y cuando volví estaba entero. El Comején.
  • ¿Qué fue lo que Dios no pudo hacer? La conformidad.
  • ¿Qué es lo que es más grande que Dios? Su Corona.
  • ¿Qué es lo primero que Dios? El Credo[7]
  • En el monte nace, en el monte crece, en llegando a la ciudad, todo el mundo le obedece. La Santísima Cruz.
  • ¿Qué es lo que usa la vaca pa’ pelear y la mujer pa’ gozar? Los Cuernos.
  • Naciste, lo viste y no lo has vuelto a ver. El culo de tu mamá.
  • Hoy lo tengo yo, mañana lo tiene usted y pasado mañana no se sabe quien lo tiene. El Dinero.
  • ¿Qué es lo que el hombre hace que Dios no puede hacer? Otro Dios.
  • ¿Qué hacen seis palomas en un palomar? Media docena.
  • Arremángate Narciso pa meterte este instrumento y después que te lo meta te dejo to el caldo adentro. La Enema.
  • Juro a Dios en una Cruz y juro a Dios y un firmamento y juro que si se lo meto, el caldo se lo dejo adentro. La Enema.
  • ¿Qué hacemos todos al mismo tiempo? Envejecer.
  • En un pez del mar y en un mes del año, ahí está mi nombre, cómo yo me llamo.
  • En el monte verdeguea y en el bohío culatea. La Escoba.
  • Un río hondo, una puerca preñá, pasan los hijos y la puerca no puede pasar. La Escopeta.
  • Soy el galán más bello, de la dama más querido, nunca he hablado verdad, ni en mentira me han cogido. El Espejo.
  • Es garra y no es de cuero, es pata y no es de vaca.
  • ¿Qué animal en el mundo no le hace un favor a nadie? El Gato.
  • ¿Qué le dan a uno que uno no quiere?
  • Yo la empecé y la terminé y no se decirle qué cuenta es. El Guayo.
  • Lo metí duro y lo saqué blandito. Las Habichuelas.
  • ¿Adivina, adivinador, cuál es el palo que no echa flor? La Higuera.
  • Después que mi Dios te hizo, que llegaste a mi poder, si quiero te hago hombre y si no te hago mujer. Higüero-Higuera
  • Tablita sobre tablita, tablón sobre tablón, patica de ñañarita y cabeza de culebrón. La Hicotea.
  • De tierra lejana vengo con el nombre de mujer, yo traigo a Dios en mi pecho debajo de mi poder. La Hostia.
  • Entre dos paredes blancas salió una flor amarilla, que no la han podido pintar ni los pintores de Sevilla. El Huevo.

En los sectores donde habitaban negros esclavos se practicaba el vudú y el gagá que son expresiones mágico-religiosas.Algunos creían en las apariciones de galipotes y bacás que son seres que pueden transformarse en animales; en espíritus de muertos y en el mito de la ciguapa una entidad femenina que camina con los pies al revés. Era muy arraigado “leer las manos” y “leer las tasas”. Existen en menor número muchos curanderos y brujos para el amor y el dinero.

 [1] Se han conservado los textos en la forma primitiva. El propósito es entregar al estudioso del folklore higüeyano una visión lo más amplia posible de las riquezas del género ya en desuso. No pretendo hacer un estudio sobre dicho tema. Así mismo las respuestas de las adivinanzas conservan el repentismo propio del arte popular. Ni una sola palabra ha sido cambiada o modificada guardando así la fidelidad aún en aquellos casos en que los patrones originales quedaban explícitos. Este arte costumbrista, dentro del marco de nuestra evolución como pueblo, nos ayudará a entender más las tradiciones higüeyanas. El material de “tiempos de la colonia” fue extraído de la obra “Refranero Dominicano” de Emilio Rodríguez Demorizi; las adivinanzas de “Adivinanzas Dominicanas” de Manuel Rueda y las décimas de “Décimas Dominicanas de ayer y hoy” de la cual es coautor Antonio Zacarías Reyes Ledesma, higüeyano de corazón. Nuestras adivinanzas, refranes y décimas, al decir de Miguel de Cervantes: Es muy oscura y es clara/ tiene mil contrariedades, / encúbrenos las verdades/ y al cabo nos las declara. / Nace a veces de donaire/ Otras de altas fantasías, / y suele engendrar porfías/ aunque trate cosas de aire.

[2] Decía Delafosse que el negro en Santo Domingo rechazaba que le llamasen así y que aunque fuese tan negro como el ébano, decía: “Yo soy blanco de la tierra”.

[3] RodriguezDemorizi, Emilio. Refranero Dominicano. Pág. 15. 1950. Roma. Stab. Tipográfico G. Menaglia.

[4] “Si, cuando siembra sus tierras (observaba un distinguido jurista francés, La Barre, en 1622), el campesino se diera cuenta de para quién lo está haciendo en realidad, no sembraría. Pues él es quien menos se beneficia de su trabajo. El primer puñado de grano que arroja al suelo es para Dios, de modo que lo arroja, liberalmente. El segundo es para los pájaros; el tercero para la renta; el cuarto, para los diezmos; el quinto, para las tailles, tributos e imposiciones. Y todo esto, se va antes de que tenga nada para sí”. (Kamen, Henry, El siglo de hierro, Ed. Alianza, Madrid, 1977. P. 256.)

[5] Esta recopilación de adivinanzas higüeyanas se extrajo de la realizada a nivel nacional por Don Manuel Rueda en el año de 1967 y publicada en la obra Adivinanzas Dominicanas. Editora El Caribe. 1970. Durante su estadía por las tierras de Salvaleón de Higüey, Don Manuel se alojó en las casas de Luciano Guerrero y flía, paraje Azafrán, y Manuel Paniagua y flía, sección Otra Banda. En La Romana se hospedó en la casa de Luis Creales Guerrero.

[6] Curvado.

[7] La gracia estriba que en dicha oración la palabra “credo” precede a la palabra “Dios”.

Guerrero Castro, Francisco, 1964-. Origen, Desarrollo e Identidad de Salvaleón de Higüey. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Nacional, 2011. ISBN 978 9945 469 46 2

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker