Parecer

La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa

Por Edwin Peña

La primera novela del autor Mario Vargas Llosa, publicada en octubre de 1963 y conocida internacionalmente gracias al premio “Biblioteca Breve”, describe la vida de varios jóvenes en la Academia Militar Leoncio Prado, lugar caracterizado por su riguroso y autoritario orden militar. El escenario principal de la novela “La ciudad y los perros” es el colegio militar, una academia real ubicada en Callao, una ciudad cercana a la capital peruana.

Vargas Llosa estudió ahí; según el autor, su padre quería hacerlo un hombre y por eso lo llevó a la institución, pues en las instituciones militares de este tipo, hacerse hombre significa sobrevivir a la ley del mas fuerte, someterse a las autoridades superiores y hacerle la vida imposible a quien está por debajo. En lugares como estos, es necesario ser obediente y mantenerse callado; los abusos de poder y los ultrajes son el pan de cada día. Con un preámbulo como este, el escritor tuvo bien claro sobre el tema que trataría su primera novela una vez saliera de ese lugar.

La novela gira en torno a la vida de varios personajes, principalmente la vida de Alberto Fernández, a quien le llaman el poeta. Esto debido a su gran agilidad para escribir y su ortografía impecable. Ya en el Leoncio Prado, Alberto se dedica a escribir cartas por encargos de sus compañeros y cuentos eróticos a cambio de dinero o cigarrillos. Es probable que sea él la misma representación de Vargas Llosa en la novela, ya que ambos comparten a un padre que cree que si su hijo va a la academia militar se hará más hombre.

Por otro lado, tenemos al Jaguar, al Boa y al Cava, un trió de vándalos pertenecientes a una asociación clandestina conocida como “El circulo”, cuyo líder es el Jaguar, quien aplica la fuerza para tener el control entre los cadetes y ejercer el mandato a través de abusos y amenazas. Luego de que un miembro del circulo robara las respuestas para un examen de química y fuese acusado por uno de sus compañeros, estos aplican una progresiva tensión sobre el soplón, haciéndole la vida imposible y provocando como desenlace la muerte de un estudiante, es a raíz de esto que comienza el principio del fin.

Al momento de su publicación, esta novela generó un escándalo en Perú, principalmente entre los militares del Leoncio Prado, quienes consideraron que la novela desacreditaba su institución y empañaba la buena reputación educativa que tenía, siendo las escenas homosexuales y la zoofilia, las más controversiales, razones por la cual se dice que hubo una quema masiva de la obra dentro de la institución, además de que estuvo prohibida su lectura durante muchos años. El autor utiliza esta novela para relatar la realidad social en que se encontraba su país natal (Perú) en los años 50, criticando con ella no solo los abusos cometidos por las instituciones militares hacia sus cadetes, sino también los prejuicios raciales y el concepto erróneo de la virilidad, de sus funciones y de las consecuencias de una educación castrense malentendida.

Esta novela marcaría un antes y un después en la literatura latinoamericana contemporánea, abriendo las puertas de la industria editorial ibérica a muchos autores latinos, dando inicio a lo que seria conocido como el boom latinoamericano, y con ello el nacimiento de autores como Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, José Donoso, Carlos Fuentes y Guillermo Cabrera Infante.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker