Tropiezo

La delincuencia no se combate con patrullaje, se combate reduciendo factores de incidencia

Por: Julio Cesar De la Rosa Tiburcio

El tema del desborde de la delincuencia se ha convertido en algo cíclico, siempre a mediado de año, la población se ve impactada con el mismo tema, como si se tratara de una temporada más de una serie televisiva, ya que esta se repone con nuevas modalidades que no fue vista en los capítulos anteriores, precisamente porque se trata de un mal, cuyo abordaje ha sido totalmente errático de forma deliberada porque forma parte de la desidia de quienes pueden resolver el problema, si se enfoca de manera correcta, no lanzando la guardia a las calles, que para lo único que sirve es para aumentar el presupuesto, ya que estos demandan de gastos para el avituallamiento propio de sus tareas.

El problema es más complejo de lo que pensamos, pero con soluciones en cualquiera de los plazos que se propongan las autoridades, corto, mediano y largo, basta con atacar los factores que inciden en su manifestación, empezando por el familiar, cuya responsabilidad de crianza ha sido abandonada por parte de padres y madres, que sin medir consecuencias procrean hijos, los cuales son abandonados a su suerte, terminando siendo criado por la madre soltera, la abuela o la tía, lo que constituye un potencial candidato a infringir la ley, aun sin alcanzar la mayoría de edad, desertando de la escuela, sin ninguna posibilidad de lograr encaminarse por los senderos del progreso.

El factor individual, vinculado estrechamente con el familiar, ya que al adolecer de la afectividad y conducción paternal, este no se siente comprometido con exhibir un adecuado comportamiento, por la rebeldía reprimida que de alguna forma deberá expresar, ni hablar del factor ambiental, estar rodeado de caos similares, cuyo comportamiento social se convierte en un referente obligado en el sector de residencia y sobre todo por la falta de autoridad moral, que a final de cuenta, es la que juega el rol más importante, para que podamos sentir algo de respeto por alguien y luego por la autoridad estatal.

El factor económico, que anteriormente no era determinante en la conducta del individuo para delinquir, hoy día ha tomado gran relevancia, por la influencia que ejercen los “modelos”, como resultados de una transculturación, como secuela de la modernidad que provee la tecnología, donde el joven del barrio es capaz de matar por un celular y unos tenis, sin medir las consecuencias, precedido obviamente del consumo de sustancias narcóticas, que sin dudas se ha constituido en un gran aliado para que se produzcan estos actos.

De o dirigir la atención a enfrentar estos factores, veremos ver reducido cada año el ciclo de temporada de la delincuencia y el fenomenal anuncio de cartelera de enviar a patrullar las calles y ampliar la posibilidad de que algunos mal llamados policías, te paren en una redada y te digan el consabido, COMANDO AQUÍ, QUE NO HEMOS CENADO.

Hasta el próximo Tropiezo.

Etiquetas

Relacionados

1 thought on “La delincuencia no se combate con patrullaje, se combate reduciendo factores de incidencia”

  1. Excelente articulo, donde se esbozan realidades de estos jovenes que no nacen ni vandalos, ni delincuentes, ¡no!, sencillamente que desde nacen encuentran un entorno hostil, falto de las necesidades basicas, como lo son el amor, la salud, la economia, la educación, ademas de unos padres irresponsables que solo proyectan en sus propios hijos todas sus frustraciones y faltantes.
    Que buen artículo.
    ¡Éxitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker