Parecer

La extinción de la ética y moral

Por Anyeli Abreu

Este tema es muy complejo, pero, a pesar de ello, puede adaptarse a diferentes niveles evolutivos en contextos filosóficos; la ética y la moral tienen diferentes significados. La ética está relacionada al estudio fundamentado de los valores morales que guían el comportamiento humano de la sociedad, mientras que la moral son las costumbres, normas, tabúes y convenios establecidos por la sociedad.

La ética es un conjunto de conocimientos derivados de la investigación de la conducta del ser humano para tratar de explicar las reglas morales de manera fundamenta, científica y teórica. Podemos decir que es una reflexión sobre la moral.

La ética puede ser observada a diario en nuestra vida cotidiana en todos los actos, decisiones o comportamientos de cada persona; está atravesada en los sentimientos, las emociones, las sensaciones, los sueños, las ideas y las opiniones de los demás.

Como disciplina, es en la ética donde se estudia qué es la moral, cómo se justifica un sistema moral, y cómo se aplica posteriormente a los distintos ámbitos de la vida personal y social. Es una normativa, porque establece su propio carácter por medio de normas o leyes personales.

Mientras,  la moral es el conjunto de reglas que se aplican en la vida cotidiana de cada quien y todos los ciudadanos la utilizamos continuamente. Estas normas guían a cada individuo y orienta sus acciones y juicios sobre lo que está verdaderamente correcto y lo que no está correcto.

En este sentido, el propósito de ambas es muy similar; ambas son responsables de la construcción de base que guía la conducta del hombre y determina su comportamiento y carácter. Trata sus virtudes y la mejor manera de cómo comportarse en la sociedad.

La época que nos está tocando vivir es la más conflictiva a la que la humanidad se ha enfrentado en toda su historia. Estamos en el punto más alto de progreso y, también, en el punto más alto de retroceso. Por un lado tenemos avances tecnológicos que antes ni siquiera se podían imaginar, y por el otro, estamos arruinando nuestro planeta.

Las estructuras sociales básicas, como la familia, están viviendo como nunca. Un altísimo grado de desintegración, como lo demuestran los aterradores índice de divorcios.

Sin valores éticos, ejemplos donde se pierde la moral y las buenas costumbres que a todos convienen, a pesar de todas las voces que se levantan en contra de las drogas, muchos jóvenes siguen cayendo en la trampa por desesperación, por soledad, por ignorancia, por tratar de encontrarle otro sentido a la vida.

No hay ética ni moral, ni en los individuos, ni en las familias, ni en la política, ni en la religión, cuál será el fin de esta generación. Tenemos dos opciones: o empezamos a retomar lo que hemos perdido o nos dejamos arrastrar por la ola destructiva que sigue eliminando la ética y la moral.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker