Parecer

La filosofía de Descartes: “Pienso, luego existo” (III)

Para Descartes la existencia de Dios es necesaria, pues para él, Dios es la garantía de mis conocimientos. Puedo fiarme libremente de mis sentidos siempre y cuando aplique todo lo que hemos aprendido antes, como El método y Las seis meditaciones de la metafísica. Descartes reconoce que siendo consciente de que existe La Res Divina, es decir Dios, podemos estar seguro de nuestra existencia, aunque no estemos pensando en el momento, por ejemplo, mientras dormimos: “Porque Dios, que me piensa, me mantiene y me sostiene en la existencia”, además, es la causa de que se produzcan los pensamientos innatos, es decir, esas ideas y pensamientos que se originan en mí y que no guardan ninguna relación con el mundo sensible o con el mundo físico que me rodea.

Como hemos visto en los análisis anteriores, Descartes encuentra la primera certeza a través del pensamiento introspectivo, es decir, fijándose en su propia intuición; así, clasifica tres tipos de ideas que tiene el intelecto humano, ideas adventicias, ideas facticias e ideas innatas.

Ideas Adventicias: Son aquellas ideas que provienen de la experiencia externa o sensible; por lo tanto, son la consecuencia del flujo del mundo exterior sobre nuestros sentidos. Estas ideas nos surgen con nuestra interacción con el mundo material que nos rodea, de la cual yo no soy causa, como, por ejemplo, el color, la dureza, la forma, la temperatura y el tamaño de un objeto. Que un vaso sea de una determinada forma, es un estimulo que crea una idea en mi desde afuera y que yo ya conozco porque lo he experimentado.

Ideas Facticias: Son aquellas ideas que resultan de una combinación de otras ya existentes, por ejemplo, El minotauro, es una idea compuesta entre la combinación de un hombre y un toro, La sirena, es una idea compuesta entre la combinación de una mujer y un pez, El centauro, es una idea compuesta entre un hombre y un caballo, El unicornio, es una idea compuesta entre un caballo, un león y una cabra, pues los unicornios, tienen cola de león, cuerpo y cabeza de caballo y patas de cabra.

Estas ideas se construyen, a partir de la imaginación, los seres mitológicos, por ejemplo, proceden de este tipo de ideas, como decíamos en los ejemplos anteriores, el centauro, es creado a partir de la idea de un ser humano y la idea que tenemos de un caballo. Las ideas facticias, son productos de nuestra imaginación y por tanto no la hemos experimentado.

Ideas Innatas: Innato para Descartes, es un conocimiento que el entendimiento posee por naturaleza propia, dentro del cual está Dios, por lo tanto se podría decir que las ideas innatas son aquellas ideas, que el ser humano tiene una disposición natural a crearlas, para Descartes serian estas las mas importante, por ejemplo, el concepto de infinito, el concepto de perfecto, pues muy a pesar de ser seres finitos e imperfectos, entendemos a la perfección los conceptos y tenemos una idea de que significa ser infinito y perfecto.

La existencia podría ser otro ejemplo, el intelecto humano crea esta idea por si mismo a través de la intuición. Bajo la influencia del argumento ontológico de San Anselmo, Descartes determina que existen ciertas ideas innatas que no pueden provenir de mi mismo, porque yo no puedo ser la causa, como es la idea de lo perfecto e infinito, algo que ya vimos en el análisis anterior. Esta declaración, o sea el concepto de ideas innatas inicio una guerra filosófica entre los racionalistas de Descartes y los empiristas de David Hume.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker