Parecer

La filosofía de Descartes: “Pienso, luego existo” (I)

Por Edwin Peña

Para comprender a Descartes, primero debemos ponernos en contexto, trasladarnos a su época y entender los cambios que caracterizaron ese siglo. Si Descartes vivió una época de grandes cambios, primero, la iglesia se había divido entre católicos y protestantes; segundo, los protestantes se habían dividido entre luteranos y calvinista; tercero, Copérnico había iniciado una revolución científica en la que ya la tierra no ocupaba el centro del universo, sino que, ahora, esta daba vueltas alrededor del sol y era ese mismo sol el centro de todo un sistema ordenado. Por otra parte, Galileo propone un nuevo método científico y Kepler desmonta algunas ideas fundamentales de la física aristotélica.

Ante todo esto. situamos a un Descartes abrumado por la duda, pues ante esta gran inestabilidad científica no se puede saber con certeza qué es cierto y qué es falso. “Me encontré tan perdido entre tantos errores y dudas que me parecía que al tratar de instruirme no había conseguido otro provecho que haber descubierto una vez más mi ignorancia”.

A diferencia de otros filósofos, Descartes no comienza estableciendo verdades sobre cómo funcionan las cosas. Abrumado por la duda, Descartes se pregunta: ¿De qué manera se puede llegar a una verdad de la que estemos plenamente seguros? Yo podría dudar sobre cualquier cosa con seguridad, pero hay algo de lo cual no puedo dudar y es de mi propia duda, soy consciente de que cuando dudo, estoy pensando y de que cuando pienso hay un yo pensante quien al mismo tiempo está dudando, de este no puedo desligarme y por eso tengo que aceptarlo como una verdad, por eso primero pienso y luego existo”. “Aunque quería pensar de este modo que todo era falso, necesariamente había de ser alguna cosa yo que lo pensaba; y, advirtiendo esta verdad: “Yo pienso y luego existo, era tan firme y segura que…”

Descartes se aparta del mundo, se encierra en una habitación con un objetivo: buscar una verdad de la cual no quepa ninguna duda en la cual fundamentar el conocimiento entero; por eso duda de todo lo que sabe, de todo lo que le han enseñado, para encontrar esa verdad, encerrado. Descartes solo confía en su pensamiento y allí se da cuenta de que no puede confiar en sus sentidos, pues estos le han engañado en varias ocasiones, ejemplo: Vas caminando por la calle y ves a fulanito a lo lejos, lo saludas y luego te percatas de que ese no era fulanito al que conoces, sino una persona parecida, pasas la vergüenza etc etc etc…

También se percata de que no existe un criterio para determinar si estoy soñando o estoy despierto, pues hemos tenido sueños que son muy reales y solo sabemos que estuvimos soñando cuando despertamos, por tanto entre el yo que está en el sueño y el yo que sueña solo hay uno que verdaderamente existe, y es aquel que está soñando del cual no puedo dudar. He aquí la diferencia, “puedo dudar de la existencia de aquel que está en mi sueño, pero no puedo dudar de aquel que está soñando, porque cuando dudo de aquel que está en mi sueño, me percato que hay un yo que está dudando (soñando) y ese es el yo que existe”.

Puedes recostarte al calor de una chimenea, y estar consciente de que estas solo en una habitación, en una silla recostado y relajado, pero luego te preguntarías ¿Acaso en un sueño no puedo hacer lo mismo? “Considerando que los mismos pensamientos que tenemos estando despiertos nos pueden ocurrir estando dormidos, sin que tal cosa sea verdadero ninguna, me resolví a figurarme que todas las cosas que en otros tiempos habían penetrado en mi espíritu no eran más ciertas que las ilusiones de mis sueños”.

Supongamos que todo es un engaño, que todo es falso: la tierra, el aire, las plantas, mi cuerpo, mi mente, en resumidas cuentas, todo puede ser producto del engaño salvo una cosa aquí, es decir yo mismo, y es que al dudar de la existencia de todo lo que me rodea, tomo conciencia de que he pensado, por lo tanto tengo la certeza de que hay un yo que piensa, y de ese yo, me es imposible dudar, por tanto “Yo pienso, luego existo”.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker