Parecer

La transitoriedad de la vida

Por Ricardo Mojica

Los humanos vivimos sin conciencia del paso del tiempo, de la fragilidad de la Vida y de que todo, en esta existencia, desde los átomos a las galaxias, es transitorio; que todo lo que tuvo un principio, ha de tener un final. Incluidas, obviamente, nuestras frágiles y cortas vidas humanas, aunque no queramos o no nos guste asumirlo.

Desde muy jóvenes, sabemos que todo termina, que todo muere. Sin embargo, vemos transcurrir la vida, ajenos a ese destino, a tal evidente e ineluctable realidad; sin entender que cada minuto es irrepetible y que cada día vivido es uno que ya no volverá.

La mayoría malgasta su tiempo de vida tratando de blindar su existencia respecto de la realidad y los peligros o avatares que, inexorablemente, se presentarán en ella. Buscando preservar su salud y la de los suyos; sus bienes, relaciones y conexiones con el resto del colectivo de seres al que llamamos “sociedad”.

Otros en cambio, viven engañándose a sí mismos y, por ende, a los demás, sobre el paso de ese precioso tiempo, haciendo que sus existencias sean poco más que penosas listas de excusas o “descargos” frente a la realidad de los hechos.

Son muy pocos los que viven sus vidas con intensidad y plenitud y demasiados los que se ocupan de extenderla sin sentido, buscando antes la cantidad que la calidad.

La transitoriedad de la vida, es algo que todos conocemos, pero que pocos asumimos. La mayoría prefiere no pensar en ello, ya sea aferrándose al pasado, al presente o al futuro, pero sin comprender que el tiempo es una continuidad y que esas divisiones son el producto de la ilusión de la consciencia.

Todo en el Universo es transitorio. No hay nada en el Cosmos que esté quieto o sea perdurable. La realidad de la Vida, es que todo lo compuesto tiende “descomponerse” en  sus elementos originales; todo lo que está estructurado o formado perderá, tarde o temprano, su estructura o forma.

Así que la vida nos enseña a vivir cada momento presente porque no sabemos nada sobre el futuro,no deje de vivir el presente por estar atado al pasado que solo te distraerá para no disfrutar el futuro,la sagrada escritura dice Porque para cada deleite hay un tiempo y un modo, aunque la aflicción del hombre sea mucha sobre él. Eclesiastés 8:6

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker