Editorial

Las calles no pueden ser centros de operaciones empresariales

Editorial

El rol de las calles y avenidas es el de favorecer el derecho a transitar por ellos, sean un medio para llegar un punto cualquiera, o sean fines en sí mismos, es decir, que las personas los usen para dar paseos deliberadamente sin ninguna intención ulterior, sacar los perros un rato, ejercitarse, etc. No hay limitación alguna para que se hagan usos adecuados de los espacios públicos, sean calles y avenidas o aceras.

Pero uno se pregunta hasta dónde llega la libertad de tránsito o de uso de los “medios” para el tránsito. En la ciudad Salvaleón de Higüey la frustración por la obstaculizan de las vías públicas desborda los ánimos de cualquiera, dado que algunos grupos empresariales las utilizan como sus centros de operaciones. Maquinarias, obreros y bienes en venta se ubican más allá de los límites de las edificaciones de ciertas entidades comerciales.

De modo que no se sorprenda usted, amigo lector, si al salir a la calle se encuentra con camiones de ferreterías estacionados mientras un obrero carga y descarga objetos con toda libertad en medio de la calle, o si una empresa de construcción o algún particular comerciante vierte un camión de arena sobre la acera. O, y estos sí que molestan, un empresario de electrodomésticos exhibiendo lavadoras, estufas y cilindros de gas con unos letreros de color fosforescente que contaminan la visión y el espacio común.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker