Parecer

Los abogados de Higüey (1891-1960): tres cuartos de siglo en formación

Por Ángel Francisco Morla Ávila

A partir de enero de 1943, el gobierno de Trujillo validó con exequátur a todos los profesionales de educación superior; el motivo era la ley núm. 111-43, aprobada en el mes de noviembre de 1942. Mediante este instrumento normativo todos los abogados que se graduaron de la Universidad de Santo Domingo (reorganizada con ese nombre en 1914) recibieron un decreto particular firmado por el presidente de la República.
_______________________________________________________________
Según dan cuenta los historiadores de Higüey, Durán (Delgado e Incháustegui, 1994), Polanco (1994) y Guerrero (2011), el primer higüeyano con título de abogado del Instituto Profesional (otrora Universidad Santo Tomás de Aquino) fue Miguel Joaquín Alfau y Valdez (1859-1929) en 1891.
El ejercicio de la abogacía, como cualquier otro oficio de dimensión análoga, significaba una distinción social para la época. Primero, la educación en todos sus niveles era precaria; luego, la posibilidad de formación en el orden universitario era un privilegio para muy pocos. Nótese, por ejemplo, que en la promoción de Alfau y Valdez se graduaron, de todo el país, sólo siete juristas (Vega, 2006).
El ambiente era de escasos abogados; incluso los juzgados de paz, llamados hasta la década de 1940 “alcaldías constitucionales” se ejercían por personas más o menos letradas pero sin formación académica en derecho; lo mismo pasaba en funciones como las de notarías o los cargos de la administración pública.
Por lo menos dos eran las notas elementales para acceder a oficios técnicos intelectuales, públicos o privados: 1) pertenecer a familias de posición económica que pudieran, como mínimo, pagar costos de educación superior; y 2) detentar una status donde la preparación académica fuera considerada necesaria para integrar el escenario social.
A continuación presentaré los abogados higüeyanos, desde los que fueron alumnos en el Instituto Profesional hasta los investidos en la Universidad de Santo Domingo. Principalmente destacan los de la Era de Trujillo, donde la academia se caracterizó por una formación rígida y exclusivista.
Por lo que tenemos entendido, todos merecen el calificativo de abogado, pues, ciertamente, y por supuesto siguiendo el paradigma de estudios jurídicos de entonces, dedicaron su actividad técnica a la representación de intereses ante

autoridades judiciales o a la función pública judicial. El número en paréntesis indica el año de investidura.
En los albores del siglo XX
(1901)
Lorenzo Sánchez Rijo. Vivió en San Pedro de Macorís, donde ejerció la abogacía; en 1911 le siguieron un proceso criminal bajo imputación de ultraje al procurador fiscal de esa localidad. Es el segundo abogado del que se tiene registro. En su promoción se graduó Eugenio Carlos de Hostos, hijo del intelectual y educador puertorriqueño radicado en nuestro país, Eugenio María de Hostos.
En el filo de la Primera Intervención Norteamericana (1916-1924)
(1917)
Felix Servio Ducoudray. Se gradúa uno de los hijos del jefe comunal de Higüey, Eustaquio Ducoudray. Además de abogado fue un reconocido escritor, conocido por su obra La naturaleza dominicana.
Baldemaro Rijo. Rijo y Ducoudray completan la hazaña de los primeros higüeyanos en recibir en simultáneo su título universitario. Poeta y funcionario del Ministerio Público y el Poder Judicial, Rijo hizo vida pública en San Pedro de Macorís.
Un legislador genuino en la tierra de Cayacoa
(1918)
José Humberto Ducoudray. El también hijo del jerarca Eustaquio es, con mucha probabilidad, el más grande jurista que haya nacido en Salvaleón de Higüey; con Félix Servio constituye la primera pareja de hermanos del municipio graduados en Derecho.
En 1947 José Humberto preparó y entregó al gobernante Trujillo, por solicitud suya, sendos proyectos de código civil, de procedimiento civil, y de comercio, naciendo el primer —y hasta ahora único— higüeyano en llevar a cabo una empresa semejante.
Aunque nunca fueron introducidos al Congreso Nacional, en ellos se siente una preparación sólida en la dogmática jurídica, en las áreas sobra las que versaron los referidos proyectos de código. En Ducoudray tuvimos el germen de un Bigot de Préameneu o de un Eduardo Juan Couture.

Principios de la Era de Trujillo
(1934)
Francisco Adolfo Valdez Martínez. Después de largos años sin egresados procedentes de la villa de Higüey, se recibe en la USD el descendiente de una legendaria familia local. Hijo del terrateniente y famoso munícipe don Oscar Valdez.
En la década de 1970, en ocasión de un litigio que llegó al seno de la Suprema Corte de Justicia, compartió el foro judicial con Freddy Prestol Castillo, importante jurista y literato, autor, entre otros textos, de Distribución geográfica del crimen y El masacre se pasa a pie.
(1937)
Rodolfo Valdez Santana “Fofó”. En 1937 es investido el influyente senador que en 1966 colocó la banda presidencial al doctor Joaquín Balaguer. En tal ocasión presidió el Senado —primera vez para un representante de La Altagracia, pues la provincia se creó en 1961—. En 1970 apoyó la primera reelección de Balaguer junto a la bancada de congresistas del reformismo, opuestos al vicepresidente de entonces Francisco Augusto Lora, graduado junto a “Fofó” (Del Pilar, 2020). En la promoción del ‘37 también recibió diploma de jurista el temido Felix Wenceslao Bernardino “Buchilay”, jefe de los Jinetes del Este.
Los juristas de Sanate Abajo y la compañía de un triunviro
(1947)
José Rijo de la Cruz. Oriundo del multicentenario paraje Sanate Abajo, en Rijo tiene Higüey el primer abogado con formación militar, función que compartió con la poesía. Algunos higüeyanos que conocen de su existencia relatan sus gestiones para “enganchar” a jóvenes de la ciudad en las instituciones militar y policial para el servicio a la patria.
(1948)
Anaiboní Guerrero Báez. Se da cuenta de su nacimiento en La Romana, si bien sus raíces están en el profundo Sanate Abajo (Ventura, 2020). Varias veces procurador general de la República, tras el conflicto de abril de 1965 encabezó allanamientos en calidad de fiscal en busca de armas en manos de civiles (Paulino, 2017). En el gobierno de Balaguer fue director de la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña (BNPU).
Jaime Guerrero Ávila. Destacado dirigente del partido reformista. Su figura hoy puede salir a relucir, pues sin ser ingeniero ni experto en las disciplinas de la construcción fue nombrado secretario de Obras Públicas; tal como sucedió

hace poco en el gobierno perremeísta con la designación de Wellington Arnaud en INAPA.
Los Guerrero fueron compañeros de clase de Donald J. Reid Cabral, segundo presidente de facto en el triunvirato tras el derrocamiento de Juan Bosch.
Un gigante de la historiografía nacional
(1952)
Vetilio Alfau Durán. Don Vetilio es el gran historiógrafo de Higüey. Durante sus años de actividad en el Archivo General de la Nación ayudó muchísimo a descubrir hechos y circunstancias desconocidas sobre la patria chica. Su formación de intelectual lo llevó a complementar su perfil con un grado en Derecho.
Año finales
(1953)
Miguel Oscar Castro Valdez. Castro Valdez desciende, por igual, del tronco de Oscar Valdez. En sus años de actividad se dedicó al ejercicio privado de la abogacía. Compartió aulas con el imponente abogado y dirigente del movimiento Catorce de Junio (1J4), Francisco Carvajal Martínez “Bueyón”.
(1956)
Sinforoso Pepén Solimán “Forí”. Hermano del primer obispo de la diócesis de La Altagracia, Juan Félix Pepén Solimán —visionario alentador del desarrollo local— fue nombrado senador de la provincia cuando se le otorgó dicha categoría en el año 1961. También ocupó la sindicatura (hoy alcaldía) y la oficialía del estado civil.
(1957)
Adolfo Oscar Caraballo. Otro miembro de familia higüeyana de las aulas de la Primada de América. Dedicó su vida al ejercicio de la abogacía, en la que encuentran asidero profesional varios descendientes de su misma rama familiar, como el doctor Máximo Aristy Caraballo, exfiscal el Distrito Nacional — el segundo, después de Guerrero Báez—. El jurista, prolífico historiador del derecho y miembro del 1J4, Wenceslao Vega Boyrie, se graduó en su promoción.
Titán de la oratoria
(1958)
Tomás Arévalo Cedeño Valdez. Como una de las grandes promesas de la Jurisprudencia o la política nacional, Arévalo Cedeño salió de las aulas sin

necesidad de pagar matrícula; sus méritos le valieron la exoneración del pago en la USD. Fue diputado por la Unión Cívica Nacional, de donde pasó al PRD. Estuvo en el frente de las gestiones para el fin de la guerra de abril cuando lo sorprendió la muerte, evitando que se convirtiera en un imbatible intelectual y brazo político de La Altagracia (De Jesús, 2007). Compartió estudios con la heroína nacional Minerva Mirabal; su tío Pedro Livio tuvo una participación activa en la muerte del tirano Trujillo.
Un hombre de Juan Bosch
(1958)
Rubén Cedeño. Abogado y activo participante en la fundación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) tras la salida del profesor Bosch de las filas del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).
El último usdiano: bastión moral y abogado sin retiro
(1960) Domingo Tavárez Areché. En 1960 salió el último higüeyano que recibiría un título de la Universidad de Santo Domingo. Abogado sin jubilación, Tavares Areché fue incorporado tras la dictadura como funcionario público; sobresalió como abanderado de la buena política por la honestidad de sus acciones, incluyendo las de juez, senador y gobernador.
Muy cercano al extinto líder perredeísta, José Francisco Peña Gómez, y al expresidente Antonio Guzmán Fernández, contó en una entrevista sobre su vida, que su renuncia a la gobernación se debió a que aquella era una posición en la que no podía hacer nada por su pueblo; que no podía prestarse para mentir a la gente (Morla, 2014).
Epílogo
Hace poco más de un siglo y un cuarto Salvaleón de Higüey tiene en los abogados el desempeño de una función esencial para el Estado de Derecho; hoy con exigencias mucho mayores que desafían las tareas técnicas de los juristas por el efecto de la constitucionalización, la globalización no sólo económica sino de nuevas concepciones del fenómeno jurídico y una población en permanente crecimiento.
Muchos de estos hombres fueron personajes de primera línea, incluso en episodios memorables de la historia dominicana. Destaca la ausencia de las mujeres, pues será bien entrada la década de 1960 cuando se gradúa una higüeyana, ya en la época de la autonomía universitaria; otras vendrán, asimismo, de las universidades privadas abiertas tras la caída de la dictadura.
Desde entonces ha crecido exponencialmente el número de titulados en Derecho, rozando en la actualidad la cifra de los 100 mil matriculados en el

Colegio de Abogados de la República Dominicana (CARD). En una edición posterior se abordará la abogacía higüeyana en los últimos 60 años, que no han sido para nada menos intensos.
Referencias
De Jesús, J. (2007). Protagonistas higüeyanos. Santo Domingo, República Dominicana: Trakxos.
Del Pilar, S. (21 de noviembre de 2020). Reelección divide a Balaguer y Lora. Hoy (Areíto), pp. 4-5.
Delgado, B. e Incháustegui, A. (Eds.). (1994). Para una historia de Higüey. Santo Domingo, República Dominicana: Panamericana.
Guerrero, F. (2011). Origen, desarrollo e identidad de Salvaleón de Higüey. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Nacional.
Morla, R. (10 de marzo de 2014). Domingo Tavárez. “Es difícil mantenerse 50 años sin tachas”. Recuperado de https://issuu.com/eltiempo.com.do/docs/el_tiempo_10_marzo
Paulino, A. (10 de septiembre de 2017). Las armas que se perdieron a finalizar Revolución de 1965 y la izquierda dominicana. Acento. Recuperado de https://acento.com.do/cultura/las-armas-se-perdieron-al-finalizar- revolucion-1965-la-izquierda-dominicana-8490711.html
Polanco, H. (1994). Historia de Salvaleón de Higüey. Santo Domingo, República Dominicana: Taller.
Vega, W. (2006). Historia del poder judicial dominicano. Santo Domingo, República Dominicana: Corripio.
Ventura, J. (11 de abril de 2020). Procuradores Generales de la República: Anaiboní Guerrero Báez (38). Acento. Recuperado de https://acento.com.do/opinion/procuradores-generales-de-la-republica- anaiboni-guerrero-baez-38-8803340.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios

an lạc green symphony

----------- CHÍNH SÁCH ƯU ĐÃI ĐẶC BIỆT HADO CHARM VILLAS ✽ CĐT An Lạc Green Symphony chính thức nhận đặt chỗ đợt 1, giá tốt nhất thị trường. Dự án biệt thự, liền kề phong cách Tân Cổ Điển, bản giao hưởng xanh giữa lòng thủ đô. ✽ Bảng giá bán liền kề, biệt thự, shophouse khu đô thị An Lạc Green Symphony Đại Học Vân Canh mới nhất từ CĐT trong năm 2020. ✽ Mở bán chính thức khu đô thị Vân Canh An Lạc Green Symphony: biệt thự, liền kề, shophouse giá gốc đợt 1 trực tiếp từ chủ đầu tư Vân Canh. Xem ngay! ✽ Mở bán dự án khu đô thị Green Shymphony An Lạc - Đại Học Vân Canh : liền kề, biệt thự, shophouse giá gốc và chính sách ưu đãi hấp dẫn đợt 1 từ Chủ đầu tư ... ---------------------------------------