Historiador de la Ciudad

Los cementerios de Higüey

Por Francisco Guerrero Castro

Francisco Guerrero Castro, historiador.

El primer cementerio de Higüey está ubicado en los lados Norte y Este de la iglesia San Dionisio y sirvió desde los tiempos de la colonia hasta su clausura en el año 1665 según dispuso el Arzobispo Francisco de La Cueva y Maldonado quien estuvo en la Villa en santa visita pastoral. El lado Este nunca ha sido excavado y es el que da a la calle Pedro Livio Cedeño y a las casas detrás de la Iglesia.

Clausurado este cementerio se construyeron sobre él casas distantes a sólo tres metros de la iglesia que fueron removidas casi doscientos cincuenta años después, en 1913. En este cementerio se sepultó por última vez en el año 1912 y correspondió al cadáver de Francisco Rijo, residente en el paso de Anamuya, camino hacia El Bonao, siendo párroco Joaquín Gómez y Gómez. Durante las excavaciones realizadas en el lado Norte del santuario en 1995, mientras se reconstruía por tercera vez el parque “15 de Agosto”, pude observar osamentas, restos de cerámicas y maderas.

El segundo cementerio, inaugurado en el 1665, quedaba al Sur de la Villa, a “quinientos metros de la Iglesia, siguiendo la calle de Pedro M. Payán y Don Esteban De Soto. Hasta el año de 1916 quedaba allí un ruinoso panteón y cada vez que se hacía un hoyo para pozo se encontraban huesos humanos. Este cementerio fue abandonado en el año de 1824” .

El tercer cementerio lo bendijo el Pbro. Mariano Herrera y Saviñón, el 9 de mayo del 1824, fue construido “al suroeste de la villa, en el lugar que en 1899 el ayuntamiento bautizó con el nombre de Plaza de los Mártires, porque en ese cementerio se llevaron a cabo las ejecuciones patibularias de 1881, en que perdieron la vida los generales Tomás Mercedes Botello y sus dos hijos (…). En 1883 fue clausurado este cementerio que venía quedando detrás de la cuadra o manzana que comienza en la casa de Don Joaquín Vicioso y termina en la de don Nicolás Cordero, que tiene su frente a la calle Santana” .

El cuarto cementerio, llamado “Cementerio de las Tres Cruces ”, fue bendecido por el Pbro. Apolinar Tejera, cura párroco y capellán del santuario, el 7 de agosto de 1883. Ampliado y cercado, en 1910, gracias a él y a los esfuerzos de Tomás Demetrio Morales,comandante de armas y jefe comunal de Higüey. Los trabajos de mampostería estuvieron a cargo del maestro de albañilería Mauricio Aristy quien tuvo como ayudante a Felle Yojanse. El primer panteón del cementerio de las Tres Cruces correspondió a Félix Chalas Maldonado, en 1887; el segundo a José María Aponte Martí, en 1893. El quinto cementerio es el llamado “Cementerio Nuevo” que está localizado en el camino hacia Matachalupa y que está en servicio desde el 1987.

Etiquetas

Relacionados

5 thoughts on “Los cementerios de Higüey”

    1. Buenos días, es un placer para nosotros contribuir a satisfacer la necesidad de información de nuestros lectores. Agradecemos su preferencia.

      1. En primer lugar quiero expresarles mis más calurosas felicitaciones y ponerme a sus órdenes. Ademas de abogado y haber sido juez de la Suprema Corte de Justicia, soy historiador, miembro de número de la Academia Dominicana de la Historia y actual secretario de su Junta Directiva. Me sería doblemente honroso poder contribuir en la labor de divulgación histórica que llevan a cabo.
        Aprovecho la ocasión para señalarles que he notado una confusión al referirse a Felix Servio Ducoudray. El primero es el padre del segundo. Murió en 1950 y es quien vivió en alguna ocasión en San Pedro de Macorís. El hijo es el periodista científico que publicaba una columna en los periódicos sobre asuntos de la flora, la fauna y otras noticias sobre las cuestiones naturales del país, que han sido recopilados en varios volumenes.

  1. En primer lugar quiero expresarles mis más calurosas felicitaciones y ponerme a sus órdenes. Ademas de abogado y haber sido juez de la Suprema Corte de Justicia, soy historiador, miembro de número de la Academia Dominicana de la Historia y actual secretario de su Junta Directiva. Me sería doblemente honroso poder contribuir en la labor de divulgación histórica que llevan a cabo.
    Aprovecho la ocasión para señalarles que he notado una confusión al referirse a Felix Servio Ducoudray. El primero es el padre del segundo. Murió en 1950 y es quien vivió en alguna ocasión en San Pedro de Macorís. El hijo es el periodista científico que publicaba una columna en los periódicos sobre asuntos de la flora, la fauna y otras noticias sobre las cuestiones naturales del país, que han sido recopilados en varios volumenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker