Tropiezo

Marcha por la privatización de playa Macao y el figureo de quienes pueden evitarlo

Por: Julio Cesar De la Rosa Tiburcio

Nuevamente la amenaza en la provincia La Altagracia, como es natural por la presencia de los buitres disfrazados de empresarios “desarrolladores” que no conforme con lo que han obtenido en la zona con la complicidad de autoridades de todos los niveles de la administración pública, pretenden robarle el único vestigio de esparcimiento gratuito que le han dejado a los altagracianos como es la PLAYA MACAO.

Imagino que a muchos le llamó la atención, al igual que a mí, la participación en la marcha convocada por residentes locales y que serían los más afectados, de autoridades legislativas y municipales, presencia que a mi juicio resultó risible, porque ellos son los únicos que pueden detener magnifico despropósitos.

A los figureros de la marcha, digna expresión de participación ciudadana, les recuerdo nuestra carta magna, la que por sus condiciones deben conocer más que este humilde mortal, establece lo siguiente: Artículo 15.- Recursos hídricos. El agua constituye patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencial para la vida. El consumo humano del agua tiene prioridad sobre cualquier otro uso. El Estado promoverá la elaboración e implementación de políticas efectivas para la protección de los recursos hídricos de la Nación.

Párrafo.- Las cuencas altas de los ríos y las zonas de biodiversidad endémica, nativa y migratoria, son objeto de protección especial por parte de los poderes públicos para garantizar su gestión y preservación como bienes fundamentales de la Nación. Los ríos, lagos, lagunas, playas y costas nacionales pertenecen al dominio público y son de libre acceso, observándose siempre el respeto al derecho de propiedad privada. La ley regulará las condiciones, formas y servidumbres en que los particulares accederán al disfrute o gestión de dichas áreas.

Macao solo podría ser objeto de privatización como ha ocurrido con las demás, si los congresistas abandonan su rol constitucional de legislar, fiscalizar y representar y si las autoridades municipales ceden ante las pretensiones desmedidas de quienes lo quieren todo, en detrimento de los habitantes de la provincia que Dios le concedió la gracia de la naturaleza y que ni eso le quieren dejar ¡NO A LA PRIVATIZACIÓN DE PLAYA MACAO!

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker