Parecer

¿Navidad o vanidad?

Por Ricardo Mojica

La historia de la Navidad tiene su origen en algunas fiestas paganas. Alrededor del 25 de diciembre, numerosas culturas celebraban el solsticio de invierno, momento en el que los días comienzan a durar más.

En el caso del Imperio Romano, festejaban Saturnalia en honor a Saturno, el dios de la agricultura. En estos días se organizaban grandes fiestas con abundante comida y bebida.

Asimismo, este mes también era Juvenalia, un día en honor a los niños de Roma. El 25 de diciembre se consideraba el cumpleaños de Mitra, el dios del Sol. Para los romanos, era el día más sagrado del año.

Cuando roma adopto el cristianismo como religión fue el Papa Julio I quien adoptó esta misma fecha en el siglo IV, asumiendo que en ese día nación el salvador judío cuyo nombre en hebreo es Yeshua, por lo que podemos decir que el vaticano inventó la Navidad occidental porque sabemos que el salvador no nación en esa fecha sino aproximadamente entre septiembre y octubre en el mes judío Tishrei.

La razón es que en la Biblia no se hace una referencia exacta a la fecha de este acontecimiento. No obstante, la Iglesia ortodoxa eligió el día del 7 de enero, debido a un desajuste entre los calendarios de ambas corrientes.

Esta fiesta no siempre ha tenido la misma esencia que en la actualidad. En la Edad Media, primero se asistía a misa, para más tarde llevar a cabo una especie de carnaval desenfrenado, carne, vino y desenfreno sexual de todo tipo (orgias).

Lo cierto es que esta celebración llegó a occidente, creando la tradición más pagana y vanidosa de todo el año, los establecientes comerciales repletos, comida, bebida y derroche total, ropas, y todo tipo de consumismo que luego en Enero se refleja la inmensa cantidad de deudas que luego traen depresión y expresiones totalmente opuesta a la razón, la vanidad de estos días es evidente porque la apariencias es lo que cuenta en un mundo que cada vez más lo que importa es lo que se ve y no lo que realmente es.

No hace falta esperar que lleguen esos días de sentimentalismo barato para compartir en familia eso debe hacerse cada día, accidentes, intoxicaiones y muerte deja cada año el asueto de la famosa navidad, ya es tiempo que reflexionar y entender que la relación familia no es momentanea,ni las expresiones de felicidad tampoco cada día podemos tener una noche buena juntos a nuestros seres queridos, y cada día al despertar tenemos la oportunidad de manifestar a nuestros amigos, compañeros y familiares la dicha de tenerlo cerca, eso es real, no ficticio como a famosa navidad que se convertido en una burda y desenfrenada vanidad.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker