Parecer

Nuestra actitud frente al éxito de los demás

Siempre me he preguntado porque se nos hace tan difícil admirar y reconocer las cualidades de los demás? Es algo que a muchos se les hace difícil reconocer las virtudes ajenas y eso hace que muchas personas se mantengan en el calabozo de los amargados.

Hoy en día es común ver y oír a la gente murmurar, ya esto es parte de la rutina cotidiana entre dos personas o más. La murmuración se practica en el hogar, en el barrio, en el mercado, en la tienda, en la escuela, en el trabajo, en la universidad, en la televisión, la radio, los periódicos y sobre todo en las redes sociales.

La murmuración es algo grave que socava la unidad y la paz. ¿Han visto o escuchado los programas de los medios de comunicación que promueven el chisme, la murmuración? ¿Se han medido sus efectos negativos? ¿Quién detiene esto? ¿Quién asume el precio del desprestigio? Como personas sanas emocionalmente tenemos la gran oportunidad de decir ¡Alto! a esta situación a través de nuestra buena actitud. Debemos ser ejemplo y evitar ser instrumentos de la enfermedad emocional, de la envidia, y la baja estima  quienes son los que siembran en nuestros corazones una actitud infraterna.

Como seres humanos tenemos que reconocer nuestros límites y nuestros limitantes, que nos colocan en el lugar de personas imperfectas, pero que estamos dispuestos a corregir nuestros errores y seguir construyendo en nuestra vida la actitud de una buena persona.

Si no entendemos que cada cual fue dotado de virtudes y que a cada cual se le dio dones, atributos y que necesariamente no son iguales a los demás, vamos a ir por el mundo siendo piedra de tropiezos y como ser humanos no cumpliremos el objetivo de la vida. Debemos enfocarnos en corregir nuestros propios errores.

Qué lindo es ver como nuestros colegas concluyen sus estudios universitarios, ver su graduación, felicitarlos, darle un espaldarazo y decirle que bueno lo lograste, que bien se siente el saber que ha recibido el premio más destacado, o el trabajo que anelabas,creo que reconocer las virtudes de los demás no es síndrome de fracaso si no de madurez, a ti que estás leyendo este artículo, si quieres descubrir la paz y la tranquilidad empieza por no aceptar murmuración enfrente tuyo ,recuerda el que murmura contigo sobre otro, murmurará con otro sobre ti.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close
1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker