Parecer

Particularidades del Mobbing o acoso laboral

Por César Antonio García Cedeño

El termino mobbing proviene del inglés to mob, cuya traducción es atacar o atropellar por la multitud. El mobbing significa acoso laboral práctica que consiste en el trato vejatorio, descalificador o intimidatorio por parte de una persona o grupo de personas hacia otra persona en ambiente de trabajo, y que se produce de forma sistemática y recurrente durante un período de tiempo prolongado.

Para Heinz Leymann el mobbing era aquel fenómeno en que una persona o grupo de personas ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente al menos una vez por semana y durante un tiempo prolongado más de seis meses sobre otra persona en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr finalmente que esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo.

El Instituto Nacional de Higiene y Salud en el Trabajo influido por la definición de Leymann sostiene que el mobbing es aquella “situación en que una persona o grupo de personas ejercen violencia psicológica extrema de forma sistemática (una vez por semana, como mínimo), durante un período de tiempo prolongado (más de seis meses) sobre otra persona en el lugar de trabajo, respecto de la que existe una relación asimétrica de poder.

Creemos igual a una corriente de doctrina de que el concepto jurídico de mobbing ha de configurarse partiendo de un elemento clave en psicología, su carácter de atentado o agresión sistemática en orden a destruir profesional y personalmente a una persona, creando un clima o ambiente hostil, intimidatorio y degradante, permitirá distinguirlo de otros riesgos psicosociales o de otros comportamientos arbitrarios que, aunque prohibidos, no pueden confundirse con el acoso.

De su parte el honorable Juez Manuel Ramón Hererra Carbuccia, entiende que la definición más acertada y por la cual él se inclina es  por la del profesor Cavas Martinez, que entiende “El acoso moral en los lugares de trabajo consiste en todos aquellos comportamientos, actos o conductas llevados a cabo por una o varias personas en el entorno laboral que, de forma persistente en el tiempo, tienen como objetivo intimidar, apocar, reducir, amilanar y consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a forzar su salida de la organización o a satisfacer la necesidad patológica de agredir, controlar y destruir que suele presentar el hostigador como medio de reafirmación personal”

El acoso entra en el marco de las violencias psicológicas, que son más perniciosas que las violencias físicas, puesto que perjudican al mismo tiempo el desarrollo físico, mental, espiritual psicológico y social de la víctima. Los trabajadores con más posibilidades de recibir ese tipo de violencia denominada “La plaga del siglo XXI”, el riesgo de acuerdo a estudios publicado por la Organización Internacional de Trabajo (OIT), entendía que:

  • Los trabajadores y trabajadoras que están en contacto con el público;
  • Los trabajadores y trabajadoras que manipulan artículos valiosos, como dinero o joyas, o a quienes se confían tales artículos;
  • Los trabajadores y trabajadoras que efectúan tareas de inspección o supervisión;
  • Los trabajadores y trabajadoras que están en contacto con individuos psicológicamente inestables;
  • Los trabajadores y trabajadoras que efectúan su trabajo solos en un lugar aislado;
  • Los trabajadores y trabajadoras que se desplazan con frecuencia (conductores de camión, de taxi);
  • Los trabajadores y trabajadoras que se mueven en un medio laboral relacionado con el consumo de alcohol;
  • Los trabajadores y trabajadoras que trabajan de noche o cuyos horarios están fuera de los periodos laborales considerados normales (trabajo en turnos, trabajos en día domingo).

Estas violencias o maltratos psicológicos, en general no se tratan de muestras de agresividad manifiestas, sino actitudes y acciones solapadas que pueden conllevar complicidad de los compañeros, en forma abierta o de hacerse de no saber o dejar pasar ante la jerarquía, o para apoyar dichas actuaciones.

El mobbing puede ser cualquier comportamiento incluso si aparentemente licito o jurídicamente irrelevante, como ciertas sonrisas, comentarios o gestos sistemáticos de jefes o compañeros de trabajo que suponga “hacer el vació” en las relaciones de grupos y /o degradación en coordinaciones de trabajo.

En los ambientes laborales, el mobbing se registra en tres direcciones igualmente dañinas:

Mobbing horizontal: es aquel que se produce por iguales. Compañeros de la víctima quienes participan en su hostigamiento.

Mobbing ascendente: es aquel en el que un grupo de subalternos se confabulan para acosar a un superior. Ocurre por lo general cuando el puesto ocupado por el jefe había sido aspirado por uno de los empleados.

Mobbing descendente: es aquel en que una persona con un cargo jerárquicamente superior somete a presiones, maltratos y hostigamiento en general a un empleado subalterno.

Aunque en nuestro país República Dominicana no existe una legislación específica de mobbing o acoso laboral, en fecha 16 de enero del año 2003, nuestra Corte de Trabajo del Departamento Judicial de San Pedro de Macorís, dicto la primera sentencia de acoso moral. El acoso moral puede encontrarse en nuestra legislación laboral, en el incumplimiento a las obligaciones del empleador. “La debida consideración absteniéndose de maltrato o de obras”, y en el cumplimiento de las obligaciones que compone el Código de Trabajo, las que se derivan de las leyes de los tratados de trabajo, de los convenios colectivos y de los reglamentos anteriores” (ver artículos 38, 42, 44 y 66 de la Constitución Dominicana y ordinal 8 y 10 del artículo 46 del Código de Trabajo).

Nuestra Suprema Corte de Justicia ha juzgado que: los hechos y circunstancias que rodean la terminación del contrato de trabajo pueden ocasionar daños al trabajador, cuya reparación no está contemplada en el artículo 95 del Código de Trabajo, sino en el 712 del Código de Trabajo, el cual se corresponde con el mandato VI principio fundamental del mismo Código que declara ilícito el abuso de derechos.

Después de haber estudiado la Sentencia 19 de enero 1999, ratificada mediante sentencia No. 31, 22 de septiembre 1999, B.J. No. 1066, Vol. II, Pág. 805-813, podemos decir que el acoso laboral no se encuentra tipificado en legislación laboral dominicana, ni en el Código Penal, ni en leyes especiales de República Dominicana, por lo que nuestros tribunales se amparan en la Constitución, en los principios generales del Código de Trabajo, en los convenios y derechos fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como la doctrina especializada en la materia.

Cuando hablamos de Mobbing o Acoso Laboral no podemos confundirlo con el Acoso Sexual en el Trabajo, ya que el acoso sexual es cualquier comportamiento verbal, psicológico o físico, dirigido contra una persona por razón de su sexo con el propósito de crear un ambiente intimidante, hostil, humillante, y de atentar contra su dignidad. El magistrado Hererra Carbuccia define acoso sexual como una conducta de naturaleza sexual u otros comportamientos basado en el sexo que afectan a la dignidad de la mujer y del hombre en el trabajo.

Tanto la OIT como la CEDAW identifican el acoso sexual como una manifestación de la discriminación de género y como una forma específica de violencia contra las mujeres. El acoso sexual es una violación de los derechos fundamentales de las trabajadoras y los trabajadores, constituye un problema de salud y seguridad en el trabajo y una inaceptable situación laboral.

Entendemos que existe una diferencia entre ambos acoso, la cual erradica en sus objetivos particulares, el mobbing tiene como objetivo fundamental dominar a la víctima hasta hacer que la misma abandone su puesto de trabajo, mientras que el acoso sexual busca como fin el favor sexual a cambio de tratos “afables de parte del acosador”.

El mobbing implica daños a la persona en su lugar de trabajo, así como a los derechos fundamentales relacionados al trabajo enunciados en la constitución, de igual manera este comportamiento afecta al entorno del trabajador generándole perjuicios en el ámbito económico, sanitario, psicológico y social. Por lo que, cuando un trabajador o trabajadora este recibiendo de su jefe, supervisor, compañero/os de trabajo o cualquier otra persona en su lugar de trabajo maltratos, ofensas verbales, insultos, miradas despectivas, degradación constante de sus labores, burlas, descalificación pública, humillación e incluso violencia física, estos comportamientos atentan contra la dignidad y tranquilidad  del trabajador o trabajadora resultándole insoportables, lo que conllevaría que estos en vez de abandonar o renunciar de su puesto de trabajo puedan dimitir de manera justificada, figura del derecho del trabajo que se encuentra en el artículo 97 del Código de Trabajo de República Dominicano, ya que el trabajador o trabajadora pueden dar por terminado el contrato de trabajo presentando su dimisión y no doblegándose al objetivo fundamental del mobbing de que el trabajador o trabajadora renuncien o abandonen su trabajo.

Etiquetas

1 thought on “Particularidades del Mobbing o acoso laboral”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker