Higüeyanos PurosLa Altagracia

Pedro Livio Cedeño, Héroe del 30 de Mayo

Pedro Livio Cedeño fue militar, estaba casado con Doña Olga Despradel, tenía cinco hijos, contaba con 50 años al momento del ajusticiamiento el 30 de Mayo de 1961.

Pedro Livio era un caballero sensible, noble y bondadoso, junto a Huáscar Tejeda se dedicaron a llevar comida a los presos del Movimiento 14 de Junio. Cuando se le preguntó su razón para unirse al complot, indico sin vacilar que la muerte de las hermanas Mirabal y la campaña contra la iglesia.

Nació el 24 de mayo de 1911 en Higüey. A temprana edad se inclinó por los estudios militares, y se graduó de ciencias militares en los Estados Unidos, lo que le permitió ingresar en el Ejército Nacional y llegar al rango de capitán, además de desempeñar importantes funciones en la administración pública.

Había dado muestras de su descontento con el régimen de Trujillo, y de su simpatía por quienes se enfrentaban a él. Se le había visto junto a Huáscar Tejeda llevar comida a los presos del Movimiento 14 de Junio.

El 30 de mayo de 1961 participó junto con su amigo Juan Tomás Díaz, Antonio Imbert Barreras y el teniente Amado García Guerrero en la emboscada tendida a Trujillo cuando se dirigía en automóvil a su hacienda Fundación, situada en las afueras de la ciudad de San Cristóbal. En la trama estuvieron implicados, además, Salvador Estrella Sadhalá, Roberto Pastoriza Neret, Huáscar Tejeda Pimentel, Modesto Díaz, Luis Amiama Tió y otros.

Iba en el segundo automóvil con Huáscar Tejeda, el automóvil negro de Antonio de la Maza. Fue herido gravemente en el estómago y el proyectil le perforó varios órganos. Bienvenido García Vásquez y Marcelino Vélez Santana le llevaron a la Clínica Internacional, donde fue atendido en primeros auxilios por el joven médico José Joaquín Puello Herrera.

El 26 de junio de 1961 fue llevado a declarar a la fiscalía, ante el Procurador Fiscal del Distrito, mientras muchos de los demás participantes declararon posteriormente varias veces, ante el juez de instrucción y otras instancias.

Pedro Livio fue el primer capturado por el SIM, luego de salir de la sala de operaciones, donde fue intervenido por el Dr. Damirón Ricart, fue despertado y torturado en la clínica por Johnny Abbes. El Dr. Puello ha testimoniado que la única frase que salió de su boca fue: ‘‘C..o, lo matamos como a un perro y ojalá volviera a vivir para volverlo a matar’’.

Increíblemente Pedro Livio sobrevivió a la herida, a las torturas de la 40 y del 9, fue condenado y, el 18 de noviembre, desde la Victoria lo trasladaron al Palacio de Justicia desde donde fue llevado a la Hacienda María y asesinado por Rafael Leonidas Trujillo Martínez, Ramfis, el hijo mayor del tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina, el 18 de noviembre de 1961.

Fuente: Página Héroes del 30 de Mayo

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker