Parecer

Pensando en voz alta

Ángel E. Rodríguez

Hace unos días pensaba sobre una SENTENCIA que siempre le escuché a mi compadre y para superar mis dudas decidí llamar a varios amigos a quiénes me atreví a juzgar por sus acciones, ideas y personalidades totalmente diferentes entre ellos. Perdón por la imprudencia, a uno lo creo EGOÍSTA, otro GENEROSO y al tercero INDIFERENTE, al menos así creo que son.

Cuando le llame, le expliqué de mi curiosidad y que les iba a hacer la misma pregunta a tres de mis amigos en los cuales había incluido de diferentes comportamiento y les hice la pregunta: -Cuándo ves un paisaje bonito o escucha una canción que te gusta o estás disfrutando de un alimento delicioso o eres parte de algo interesante, es normal que sientas un fuerte deseó de compartirlo con alguien qué quieres? TODOS, sin excepción de ningún, el egoísta el generoso y el indiferente contestaron lo mismo. Dijeron qué es natural ese deseo, inclusive a veces puedes hasta llamar a la persona que quieres para que venga y te acompañe o para que escuché la canción o le pasa una foto para que veas lo que a tús ojos deleita.

Cómo sabrán, mi mente aritmética, se resistía a creer y me debatía entre la sentencia de mí compadre y mi sentido lógico; como es posible que compartiendo?, que es parecido a partir y dar, parecido a dividiendo lo mío, íbamos a tener un resultado mayor qué sumando o multiplicando?, sin embargo, es clara la respuesta  después de encontrar el mismo sentimiento en personas diferentes y tengo que aceptar que cuando COMPARTES:  tus alimentos, tus espacios, tus conocimientos, tus capacidades inclusive tu risa o aún más, cuando te compartes tu mismo, NO ESTAS DIVIDIENDO, sólo estás COMPARTIENDO.

Llamé al compadre y le pedí, ya más receptivo, que me explicara lo que El por años venía diciendo entre nosotros. Me dijo que: “En verdad tu felicidad no depende de que alguien te acompañe a la mesa a disfrutar una buena comida o a ver un bello paisaje ni a escuchar tus ideas, no. Tu FELICIDAD aparece en ti cuando tu corazón SIENTE ese deseo de COMPARTIR, aunque aparezca o no con quién COMPARTIR, es en el instante en que tu corazón está SACIADO que se alegra y quiere COMPARTIR”.

Es por lo anterior que hoy, humildemente acepto y declaró junto a mí compadre que EL SECRETO DE LA FELICIDAD está en COMPARTIR….

¿Ustedes qué piensan?

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios