Parecer

Populismo Errático

Manuel Chevalier

Manuel ChevalierEn redes sociales se ha levantado un debate acerca de la posibilidad de elevar de categoría política a varias comunidades de nuestra provincia, entre ellas Santana, Benerito y Villa Cerro, todo fruto de propuestas electorales de varios candidatos a legisladores por la provincia, uno de los objetivos de cualquier candidatura es crear en el elector una esperanza de mejoría y bienestar social, claro, muchas veces las masas, quizás por desconocimiento, validan una propuesta, sin saber que realmente son irracionales, desprovista de sustento legal e incluso son mera demagogia.

Esto pasa con las elevaciones a distrito municipales de las comunidades antes mencionadas, la Ley 176-07 que rige la vida de los municipios, establece con meridiana claridad los componentes y requisitos que deben conjugarse para que se pueda elevar una comunidad de categoría política, resumiendo el artículo 27 de la Ley 176-07, la comunidad que aspira a su elevación de categoría debe contar con una identidad geográfica, social, económica y cultural, hasta ahí parece factible y aceptable la elevación, la ley también exige que se debe contar con ingresos propios, de naturaleza constante,  superiores al 10% del presupuesto  de ingresos municipal, para garantizar el funcionamiento e independencia financiera del nuevo cabildo, tomando en cuenta que el ingreso fijo que reciben los cabildos, su cuantía es per cápita en proporción al número de habitantes de cada demarcación; y por si fuera poco, el artículo 30 de la Ley 176-07, exige que para que nuestro Congreso Nacional genere una ley que crea una nueva municipalidad, se debe realizar un estudio de factibilidad, que justifique y demuestre la conveniencia social, económica, administrativa, política y como punto primordial su potencialidad fiscal.

El legislador ha sido cuidadoso al poner los requisitos, la experiencia lo que evidencia es, que la división política de los territorios ha convertido muchas de estas comunidades en verdaderas cargas para el estado dominicano, al no contar con las fuentes de riquezas, y al presupuesto que reciben ser mínimo, termina siendo utilizado como islas de poder, para los incumbentes de las mismas, en el caso que nos ocupa creo que no tenemos dudas que por distintas razones, las tres comunidades, hoy no están en capacidad de ser administradas de manera independiente, a modo de resumen, Villa Cerro es una comunidad donde predomina el migrante que ha llegado detrás de la bonanza que ofrece la industria turística, se ha proliferado la inversión en viviendas para renta, apartamentos etc. Eso tiene una razón, todavía no hay el suficiente arraigo social, gran parte de los residentes, ni siquiera ha cambiado legalmente su domicilio, y no ejerce su derecho al voto aquí,  igual podemos decir que fruto del crecimiento acelerado, se ha hecho acreedora de una deuda social inmensa, calles, aceras, parques y más

Santana, su extensa dimensión geográfica combinada con la poca cantidad de habitantes, haría insostenible ofrecer los servicios básicos de un cabildo, a sabiendas el pequeño presupuesto con que contarían, casi en iguales condiciones esta la comunidad de Benerito.

Pero no todo está perdido, si bien entendemos que esas comunidades no están preparadas para contar con cabildos propios, podemos decir que la misma Ley 176-07, establece las herramientas en donde esas comunidades puedan ir preparando las condiciones a futuro, la desconcentración administrativa es la vía idónea, los ayuntamientos tienen la facultad de en secciones, parajes o sectores urbanos de significativa población, mediante ordenanzas municipales crearles órganos desconcentrados del cabildo, ya sean delegaciones barriales, ayudantías pedáneas o mini-cabildos, a los fines de eficientizar más la prestación de los servicios básicos del municipio, a través de trabajo programado, estos órganos garantizan la cercanía de la alcaldía en esas comunidades.

En fin, es una irresponsabilidad de un candidato o legislador actual ofrecer la creación de una municipalidad, que se sabe de antemanos no son autosustentables, que al final de cuentas generaría malestar social y desesperanza de esas comunidades.

Quien redacta, es abogado con post-grados en Derecho Administrativo y Derecho Municipal; fue Consultor Jurídico del Ayuntamiento de Higuey.

 

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker