Seguimiento

Precandidatos a regidores y vocales en La Altagracia gastarían hasta 46 millones de pesos

Por Ángel Morla

La nación dominicana se ha acostumbrado al despilfarro financiero. Gastar parece un elemento de la normalidad. La utilización del dinero mediante presupuestos justos o, como les gusta decir a los juristas, “justipreciados”, con montos precisos, idóneos y correctos no es lo habitual cuando se trata de sacar algún menudo de los bolsillos; esto desde el punto de vista de lo simple ─y no deja de constituir una negligencia─ es hasta subsanable. Desde lo complejo la cosa es diferente; se confunde la naturaleza “enredada” del gasto cuantioso, con la libertad para descuidar las cuentas.

De modo que si mi cabeza necesita operaciones matemáticas que yo no domino, prefiero darle rienda suelta a mi voluntad de gasto; “aspiro a las indulgencias de quienes esperan de mí la seriedad y el comedimiento”. En esta lógica de misericordia por ignorancia muchos no se percatan de la posibilidad de llamar refuerzos, a aquellos expertos en presupuestos, gastos y demás yerbas aromáticas de las ciencias económicas y financieras: contadores, financieros, economistas, sino que, por lo contrario, lanzan las papeletas hacia arriba. Hacen, entonces, como si la limusina de la lotería llegara para agasajar al afortunado con el premio mayor. ¡Muy utópico! (Más fácil es recibir el impacto de un rayo en una tormenta eléctrica).

Así de difícil es, por analogía, que los actos de la vida resulten beneficiosos si se prescinde de un orden previsor que se anticipe a contingencias, riesgos, etc. No es visible que las intenciones humanas sigan su cauce con obstáculos procedimentales, como con certeza lo son las ligerezas en el consumo; sobre todo en aquel consumo cuyo camino es más pedregoso: el del dinero. Como medio universal de intercambio se suele pensar que responde a reglas por igual universales. Y resulta que el dinero adopta, como los líquidos, la forma del recipiente. Si he de utilizarlo para mis propias finanzas debo conocer los fines de la economía personal y doméstica; si soy funcionario, debo hacerlo con relación a la administración de lo público, en el contexto gubernamental que me encuentre. De no ser así, tendré, en el primer caso, la reprimenda de mi familia y, en el segundo, el reproche ensordecedor del ciudadano, lo que me conducirá a ver reducidas a cenizas las llamas de mi credibilidad.

El ente actuante con el dinero, el manipulador financiero, cuando es un mandatario, un receptor de órdenes, tiene el peso de dar noticias de sus gestiones. En el contexto familiar, reitero, el dinero que ponen los miembros en otro incluye conocer el destino de este; así, el funcionario, mandatario público, tiene una obligación de notificar a los miembros de la sociedad en la que desempeña sus funciones dónde fueron a parar sus tributos, directos e indirectos. Quien no es administrador del dinero familiar ni funcionario, de seguro que puede llegar a serlo en algún momento ─si eres dominicano es altamente probable que te conviertas en Padre De Familia “PDF”─. Y es indiscutible que se es un espectador directo de las maniobras de quien se depende, diríamos, padres/hermanos, el alcalde del municipio, o el tesorero de la “República Soberana y Omnipotente de los Domini Canis”.

La responsabilidad hacia el futuro es más pesada aún sobre el espectador, dado que va aprendiendo ciertas prácticas y hábitos. Cuando llega el momento de asumir el rol activo, quienes anticiparon su “coronación” al “trono” del dinero de la familia ─que en una sociedad que respete el derecho a la igualdad serían mini democracias, gobernadas por ambos padres o, en fin, quienes la formen─, o al “trono” de la “magistratura”, en la alta o baja jerarquía estatal, tendrán unas expectativas altísimas que no se podrían defraudar. Es el caso de los jovenzuelos provincianos que arriban a la ciudad para conquistar la UASD, y de quienes se espera un retorno triunfal de la capital para deslumbrar con el título de “Licenciado” o “Doctor”, manifestar y demostrar el compromiso que sembró la esperanza de los suyos.

Es semejante a la esperanza que puede sembrar un munícipe sobre su regidor o vocal, y aún más sobre su aspirante a regidor o vocal. Semejanza esta que puede provenir de Higüey, o de una de sus extremidades: los distritos municipales Las Lagunas de Nisibón, La Otra Banda, o Verón-Punta Cana, así como también de su hermano municipio San Rafael del Yuma, que tiene como hijos menores a los distritos municipales Boca de Yuma y Bayahíbe. ¿Qué esperar de alguno de esos pretendientes, cuya lírica aspira a deslumbrar? ─Unos versos que tullirían al mismísimo Shakespeare─ ¿Qué anticipar en los municipios? ¿Y en los distritos municipales? ¿A dónde irá a parar la esperanza con relación al gasto responsable? ¡Si se irán hasta 46 millones de pesos solo en aspirantes a regidores y vocales de los ayuntamientos y juntas de distritos municipales en el periodo de precampaña!

Así como lo escuchan, amigos lectores. Veamos:

La ley no. 33-18, aprobada a regañadientes por el Congreso Nacional, tuvo entre sus dolores de cabeza la incógnita del financiamiento de los partidos y candidatos, junto al tope del gasto. Ni qué decir de las primarias, que si abiertas o cerradas ─esta vez no hablaremos de ellas─. El apartado relativo al derroche electorero de muchos aspirantes se contempló en la indicada ley para el período de la precampaña. Y el techo para dilapidar es el siguiente, y cito:

Artículo 42.- Los gastos que realicen los precandidatos de los partidos, agrupaciones y movimientos políticos para las actividades de proselitismo interno, con el propósito de definir las candidaturas a los cargos de elección popular no podrán rebasar los siguientes límites o topes:

(Prescindimos de las demás categorías)

3) Municipales: Cincuenta pesos dominicanos (RD$ 50.00) para alcaldes y veinticinco pesos dominicanos (RD$ 25.00) para regidores, por electores hábiles inscritos en el Registro electoral de la demarcación correspondiente.

4) Distritos municipales: Cien pesos dominicanos (RD$ 100.00) para directores distritales y veinticinco pesos dominicanos (RD$ 25.00) para vocales, por electores hábiles inscritos en el Registro electoral Correspondiente”.

Se notan algunas indicaciones que sorprenden, por ejemplo, el hecho de que el aspirante a alcalde pueda gastar menos que el aspirante a director distrital. No parece una discriminación positiva, es decir, una ventaja para la minoría, porque el regidor y el vocal no están en el mismo nivel representativo; sin embargo, hay igualdad en los gastos de estos últimos. Algo inexplicable.

Sigamos (sin entrar en aspirantes a alcaldes y a directores distritales):

El número de regidores del municipio Higüey es de 13, esta cifra se determina por el número de habitantes. En los distritos municipales es distinto, el artículo 80 de la ley no. 176-07, del Distrito Nacional y los municipios, dispone un número fijo de 3 vocales. Así las cosas, en el distrito municipal La Otra Banda hay tres vocales, más tres de Las Lagunas de Nisibón, más tres de Verón-Punta Cana; 13 regidores y 9 vocales: un total de 22 funcionarios con atribuciones normativas y fiscalizadoras, de acuerdo al artículo 56 de la ley municipal.

Según el precepto de cada categoría mencionada en el artículo 43, citado más arriba sobre el tope del gasto en precampaña, los montos van en proporción a cada elector del registro electoral que corresponda. En el caso de La Altagracia, según la Junta Central Electoral (JCE), al 17 de noviembre del 2018 el padrón ascendía a 167,206 electores: el 2.28 % del electorado nacional. En el municipio cabecera, Higüey, los electores son 153,934: el 2.10 % del electorado nacional y el 92 % del electorado de la provincia; quedando los restantes 13,272 en el municipio San Rafael del Yuma: el 8 % de los votantes altagracianos. Al 2020, según estimación propia, el padrón de La Altagracia, entre noviembre 2018 y abril 2020 podría crecer un 12 %, ascender a aproximadamente 187,270 electores. (Habría que evaluar más variables; quedémonos con ese número para lo que nos interesa).

Con estas cifras resultaría lo que detallo a continuación, hagamos los cálculos. Cada aspirante a regidor en el municipio Higüey podría gastar RD$ 25 por elector, o sea, RD$ 25 x 124,937 (número de electores inscritos en la ciudad Salvaleón de Higüey, los barrios, secciones y parajes) = RD$ RD$ 3,123,425 ¡3.1 millones de pesos por regidor! Sumados los montos de los 13 concejales, la cifra derivaría en ¡40 millones 604 mil 525 pesos! Nota: solo en el área geográfica que circunda la sede del gobierno municipal. En Yuma son 6 regidores, con un padrón crecido en abril del 2020, por igual en un 12 % con relación a noviembre 2018, serían: RD$ 25 x 10,492 = RD$ RD$ 262,300, y el total para ese otro municipio de La Altagracia es (RD$ 262,300 x 6 regidores) ¡RD$ 1, 573,800! . Toca ver el panorama en los distritos municipales. Para 20101, el padrón era como sigue (debe recordarse que la gestión de las autoridades electas en este proceso fue de 6 años de hasta que se unificaron las elecciones en 2016):

1. En La Otra Banda: 7,036 votantes hábiles

2. En Las Lagunas de Nisibón: 5,953 votantes hábiles

3. En Verón-Punta Cana: 7,741 votantes hábiles

Ya en 2016 las cifras, con los jóvenes que cumplieron mayoría de edad, cambiaron:

1. En La Otra Banda: 9,228 votantes hábiles, un crecimiento del 31.1 %

2. En Las Lagunas de Nisibón: 6,037 votantes hábiles, un crecimiento de apenas 1.41 %

3. En Verón-Punta Cana: 16,729 votantes hábiles, un crecimiento del 116 %

En atención a lo anterior, podríamos pronosticar (sin evaluar otras variables, más que la simple matemática) que el crecimiento del padrón electoral a abril l 2020 sería:

1. En La Otra Banda: 11,138 votantes hábiles, un crecimiento del 20.7 %

2. En Las Lagunas de Nisibón: 6,604 votantes hábiles, un crecimiento de apenas 0.94 %

3. En Verón-Punta Cana: 29,610 votantes hábiles, un crecimiento del 77.3 %

Al tener Higüey tres distritos municipales se disputarán 9 vocalías en total, con gastos por aspirante a vocal en precampaña ascendentes a:

1. La Otra Banda: RD$ 278,450

2. Las Lagunas de Nisibón: RD$ 165,100

3. Verón-Punta Cana: RD$ 740,250

En los distritos municipales del municipio San Rafael del Yuma sucede de la siguiente manera:

Bayahíbe contaba en 2010 con un padrón electoral de 610 votantes hábiles, el distrito municipal del país con la menor cantidad de electores; en Boca de Yuma había 1,217, ocupando en aquella fecha la posición 7 dentro de los 10 distritos municipales con menos electores. Quiere decir que en aquel año San Rafael del Yuma era un municipio con una representatividad prácticamente nula.

Al 2016, la variación en el electorado yumero fue de:

1. En Bayahíbe, 2,043 votantes hábiles, un crecimiento del 235 %

2. En Boca de Yuma, 1,267 votantes hábiles, un crecimiento de apenas el 4.10 %

El sector turismo parece me parece, sin dudas, determinante en el crecimiento poblacional de Bayahíbe, situación que no sucede en Boca de Yuma, cuyo progreso es, como el del núcleo urbano de la ciudad San Rafael del Yuma, increíblemente lento.

Estimando el crecimiento posible al 2020, los votantes de estas demarcaciones pasarían a ser:

1. En Bayahíbe, 3,187 votantes hábiles, un crecimiento del 156 %

2. En Boca de Yuma, 1,302 votantes hábiles, un crecimiento de apenas el 2.73 %

Al tener San Rafael del Yuma 2 distritos municipales se disputarán 6 vocalías en total, con gastos por aspirante a vocal en precampaña ascendentes a:

1. En Bayahíbe: RD$ 79,675

2. En Boca de Yuma: RD$ 32,550

No obstante, todavía hay alguna cosa que no se ha dicho. ¿Cuánto se podría gastar en total en los municipios y distritos municipales de La Altagracia, tomando en cuenta los aspirantes a regidores y vocales de todos los partidos? Siendo la democracia actual del país operante bajo el bipartidismo, multipliquemos todas las cifras; a lo que hay que añadir la razón de que los partidos emergentes no tienen igual capacidad de gasto que los mayoritarios PRM y PLD, por lo que sólo estimaremos con relación a dos organizaciones políticas con capacidad de gasto.

Saquemos cuentas de nuevo:

Municipio/ Distrito municipal Regidurías/ Vocalías Votantes al 2020 Gasto tope por elector Gastos estimado por precandidato Concejo/Junta de distrito
1. Higüey 22 172,289 RD$ 25 RD$ 1,076,806 (promedio) RD$44,155,925
Ciudad Salvaleón de Higüey (Barrios, Secciones y parajes) 13 124,937 RD$ 3,123,425 RD$40,604,525
1.1 La Otra Banda 3 11,138 RD$ 278,450 RD$ 835,350
1.2 Las Lagunas de Nisibón 3 6,604 RD$ 165,100 RD$ 495,300
1.3 Verón-Punta Cana 3 29,610 RD$ 740,250 RD$ 2, 220,750
2. San Rafael del Yuma 12 14,981 RD$ 124,842 (promedio) RD$ 1,910,475
Ciudad San Rafael del Yuma (Barrios, secciones y parajes) 6 10,492 RD$ 262,300 RD$ 1,573,800
2.1 Bayahíbe 3 3,187 RD$ 79,675 RD$ 239,025
2.2 Boca de Yuma 3 1,302 RD$ 32,550 RD$ 97,650
Totales 34 187,270 RD$ 600,824 (promedio) RD$46,066,400

La Altagracia tendría, desgraciadamente, una danza de los millones sólo en el intervalo de la precampaña. ¡Ni qué decir de la campaña! ¡Ni de la pre-precampaña! (Las reuniones privadas, los desembolsos no públicos, los acuerdos de restaurante, etc.). Por último, habría que ver qué va a hacer la Junta Central Electoral para medir el gasto limitado por la ley no. 33-18. ¿Cómo controlar eso? Una gran interrogante en un país donde todo el mundo aspira. ¡Y no sólo a regidor o vocal! ¡Qué esos son los más chiquitos!

Ver:

(1) Ley No. 33, de 2018, de Partidos, agrupaciones y movimientos políticos. G.O. No. 10917, del 15 de agosto de 2018. Versión consultada disponible en: http://www.poderjudicial.gob.do/documentos/PDF/leyes/LEY_ley_num._33_18_1_7.pdf

(2) JCE (Junta Central Electoral) (2016) “Boletín Nacional Electoral”. Disponible en: https://jce.gob.do/DesktopModules/Bring2mind/DMX/Download.aspx?EntryId=5398&Command=Core_Download&language=es-ES&PortalId=1&TabId=190

(3)  ……………………………..  (2010) “Padrón Electoral 2010”. Disponible en: http://www.jce.gov.do/LinkClick.aspx?fileticket=h3stewUcO0E%3D&tabid=74&mid=440&forcedownload=true

(4) …………………………….. (2018) “Presentación Estadísticas Padrón Electoral 2020”. https://jce.gob.do/Noticias/jce-presenta-calendario-de-actividades-administrativas-y-plazos-legales (deslizar cursor hasta el apartado Documentos para descargar)

 

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker