Parecer

¿Qué pasará con Leonel Fernández? ¡Resurgirá de las cenizas!

Por Francisco Americo Aristy

   En la vida política nacional no está en agenda discutir sobre la capacidad del expresidente Leonel Fernández, aún no comulgando con su estilo de ejercicio de dirección como gobernante, se le reconoce su nivel de capacidad temática en espectro de la geopolítica donde se ha convertido en uno de los principales exponentes del cuadro político regional, convirtiéndose en uno de los oradores de más fuste de la última centuria.

   Siendo catalogado por sus seguidores y contrarios como una de las voces discursivas más agudas donde incluso se hacen paralelismo con Alán García, político y expresidente peruano; que hasta dónde se ha debatido aún sin conclusión, es el mejor orador de masas de América Latina.

  Sin embargo, los cambios y reformas del recetario de los organismos internacionales y los alegatos de un nuevo orden mundial del ajedrez económico, ligado a las debilidades de inconductas de quienes se convirtieron en alcancías y cajeros de depósitos ilegítimos con desviaciones venales, desdibujó la figura de Leonel Fernández, precipitándolo a una triste situación que casi lo colocó al borde de la fría tumba del olvido.

   Generado por una trama tendida, y planificada en su propia casa por quiénes fueron en momento sus súbditos y empleados, cuando habitó la casa más grande de la nación (El Palacio Nacional).

   Quienes luego de su mudanza hicieron cómo los vecinos cuando se les da de todo por la cercanía y, que luego por la distancia lo olvidan. Cuál es el caso de del presidente Danilo Medina, que ya con la llave y control de la casa no recuerda cuál fue el precio de su llegada para ocupar el lugar donde hoy se encuentra por el error cometido por Leonel Fernández, que resquebrajó la economía con un déficit que tendrá un nicho imperecedero en la historia dominicana. Por lo nocivo que ha sido para el país y para él mismo, ahora como nuevo postulante.

   Todo esto por detener a Hipólito Mejía, que a lo sumo como mostraban todos los estudios superaba a su antiguo empleado en la Casa de Gobierno, pero por temor a los enunciados del entonces candidato del partido Revolucionario Dominicano, pasó la antorcha a su compañero, la que ha sostenido con puño de hierro; prefiriendo apagarla antes que devolverla.

   Pero Leonel al parecer no está ni quiere, y está luchando quizá contra el reloj de su propia historia, donde hay jueces parcializados y está buscando redimir su figura como lo han hecho otros líderes de la región como el propio Alán García, que después de un exilio involuntario y con el descrédito en sus hombros, volvió a gobernar aunque no logró el esplendor de sus primeros años cuando arrancaba pasión y aplausos, pero logró blanquear los oscuros años de su pasado político.

   En lo atinente a Leonel Fernández los vientos son diferentes, porque para beneficio de su figura y sus posibilidades es su propio partido que está gobernando, lo que le favorece de alguna manera al rejuvenecimiento de su liderazgo, por que como dice el refrán popular: «entre bomberos, no deben pisarse la manguera».

   En cambio, sí los inquilinos del Palacio deciden bailar todos aunque se rompa la radiola, es probable que sean conducidos al patíbulo político lo que parece que de ambos lados, estar conscientes; porque es mejor un trago amargo que un recipiente vacío.

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker