Higüeyanos Puros

Ramón Benito De la Rosa y Carpio

Nació en la comunidad de Los Ríos, en Higüey, República Dominicana, el 19 de septiembre del 1939, año en que ocurren trascendentes sucesos como el inicio de la segunda guerra mundial y la elección del Papa Pío XII.

Fueron sus padres don Benito De la Rosa y doña Aura Dionisia del Carpio de De la Rosa. Realizó sus estudios primarios en la escuela Hermanos Trejo, Higüey, de 1945-1953; y continuando sus estudios secundarios en el Liceo Gerardo Jansen de Higüey, 1953-1954, pero estos no los terminó aquí porque decidió en 1954 dedicar su vida a Cristo y al sacerdocio trasladándose al seminario menor Santo Tomás de Aquino, Santo Domingo, en donde los finalizó en el 1958.

Estudió filosofía y teología en el seminario mayor Santo Tomás de Aquino, de 1958-1965, donde se graduó de licenciado en ciencias religiosas. Después se trasladó a Roma donde estudió teología dogmática, en el Instituto Pontificio San Anselmo, 1965-1966; luego a París, al Instituto Católico, 1966-1968, donde se graduó en Pastoral Catequística. En 1984 se trasladó a Colombia donde redactó su tesis para el doctorado en la Pontificia Universidad  Javeriana, sobre Teología de la Imagen de Nuestra Señora de la Altagracia.

Sus parientes mayores lo llamaban Ramoncito; Carapiú sus amiguitos de la escuela y Carapito sus compañeros del seminario. Cada mote marca un momento de su vida. Esos son los diferentes apodos que recibió monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio, obispo de la diócesis de La Altagracia desde 1995 a 2003.

Su vocación la descubre a los 14 años; ya había tenido su primer acercamiento con la vida cristiana desde el seno familiar, en lo que él llama “su primera comunidad eclesial”.

Nos cuenta: “Yo tenía 14 años cuando un día fui a casa de mi abuela a leer muñequitos. En vez de muñequitos lo que encuentro en la caja es un libro sobre la vida de Jesucristo… empiezo a leerlo y me lo llevé a casa. Leyendo la vida de Jesús, Dios me llamó”, recuerda. Esa vocación fue alentada y apoyada por su madre, Dionisia Carpio de De la Rosa (Mamá Nena), y por su padre, Benito De la Rosa.

Estuvo 11 años en el seminario Santo Tomás de Aquino y se ordenó sacerdote en 1965. Ese año partió a Roma a estudiar catequesis. También estuvo dos años en París. Regresó en 1968.

Durante sus días finales en el seminario, monseñor De la Rosa y Carpio vivió los dramáticos momentos de la intervención de Estados Unidos en el país. Recibía su última clase cuando penetraron las tropas norteamericanas. “Estábamos nosotros dando una clase de liturgia el 28 de abril. Fue una cosa que nosotros lo sentimos. Mi profesor de entonces me cuenta que yo me quedé sentado como con el peso de ver las tropas que avanzaban frente al seminario. Yo pedí en esa época ir a asistir a los enfermos en Santo Domingo, pero en el seminario eran responsables de nosotros. Son escenas que uno nunca puede olvidar y yo recuerdo muy bien las alambradas. Yo salí para Europa el 30 de septiembre pero todavía no se habían firmado los acuerdos y nunca olvidaré las escenas camino al aeropuerto, las alambradas todavía, el país dividido”.

Al retornar al país, De la Rosa y Carpio es asignado a la parroquia de La Romana, en la que permanece dos años y cuatro meses. Allí trabaja con los jóvenes en los colegios y escuelas, dando clases y acompañándolos en una época de mucho ambiente revolucionario, y con los matrimonios. En 1971 lo nombran rector de la Basílica Nuestra Señora de La Altagracia, en Higüey. Al año siguiente lo designan rector del Seminario Menor, donde pasa 11 años formando seminaristas. En 1983 llega a Bogotá, Colombia, como secretario ejecutivo de los departamentos de Catequesis y de Educación del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Al volver al país lo responsabilizan del Seminario Mayor, donde permanece por 6 años. Monseñor De la Rosa y Carpio destaca que ha dedicado 17 años de su vida a la formación sacerdotal. También fue obispo auxiliar en la Arquidiócesis de Santo Domingo, y obispo de Higüey desde 1995 hasta 2003.

Ministerios

Vicario Cooperador Parroquia Hato Mayor, junio – septiembre 1965.

Vicario Cooperador Parroquia Santa Rosa, La Romana, 1968-1971.Profesor de Religión de La Romana e Higüey, 1968-1983.

Asesor Diocesano de la Juventud, 1969-1971.

Asesor Diocesano M. F. C., 1969-1971.Vicario Económico Parroquia Guaymate, 1970-1971.

Pro-Vicario General Diócesis de Higüey, 1971-1975.

Rector Basílica Nuestra Señora de la Altagracia, Higüey, 1971-1983.

Rector Seminario Menor “San Pablo” de Higüey, 1971-1983.

Asesor Teológico Catequesis Diocesana, 1971-1983.

Coordinador Concurso Literario de Navidad, 1971-1983.

Asesor Diocesano Renovación Carismática, 1974-1983.

Asesor Movimiento de la Visita Domiciliaria, 1974-1983.

Administrador Diocesano, Mayo 1975.

Vicario General 1975-1983.

Asesor Diocesano Cursillos de Cristiandad, 1976-1983.

Presidente del Comité “Alianza Francesa” de Higüey, 1976-1983.

Director Escuela de Presidentes de Asamblea, 1977-1983.

Asesor Grupo Acción Social, 1978-1983.

Asesor Patronato Higüeyano (para la niñez), 1978-1983.

Miembro Fundador del Grupo Cultural Higüeyano, 1978-1983.

Presbítero dominicano Delegado a Puebla, 1979.

Delegado a varios eventos eclesiales Internacionales.

Conferencista y predicador de retiros.

Secretario Ejecutivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Bogotá, de los Departamentos de Catequesis (DECAT) y el Departamento de Educación, (DEC) 1983-1987.

Experto DECAT-CELAM, 1987-1991.

Director Espiritual Pontificio Seminario Mayor “Santo Tomás de Aquino”, Santo Domingo, enero – junio 1988.

Rector Pontificio Seminario Mayor “Santo Tomás de Aquino”, Santo Domingo, 1988-1995.

Miembro Directiva Organización de Seminarios de América Latina (OSLAM), 1988-1995.

Obispo Auxiliar de Santo Domingo, 1989-1995.

Vicario General del Arzobispado de Santo Domingo, 1989-1995.

Obispo Encargado Zona Pastoral Monte Plata, 1989-1995.

Obispo Encargado Vicaría San Pedro de Macorís, 1989-1995.

Observador ante la Junta Central Electoral, 1990.

Miembro Comisión Episcopal DECAT-CELAM, 1991-1995.

Presidente Comisión Nacional de Pastoral Vocacional, 1993-1995.

Presidente Comisión Seminarios, 1993-1996.

Presidente del DECAT-CELAM, 1995-1999.

Obispo de la Altagracia, 1995-2003.

Miembro de la Secretaría de Catequistas de América Latina, 1995.

Observador ante la Junta Municipal Electora, Higüey, 1996, 1998 y 2000.

Presidente Comisión Nacional de Catequesis, desde 1996.

Miembro del Movimiento Literario Ateneo Insular, desde 1997.

Asesor Espiritual General de la Comunidad de Siervos de Cristo Vivo, 1999.

Presidente Comisión Nacional de Formación Integral Humana Religiosa (F.I.H.R.), 1999-2002.

Miembro de la Comisión Episcopal DEC-CELAM, 1999-2003.

Presidente Fundación Universidad Católica del Este (UCADE), 2001-2003.

Miembro Comisión Nacional de Remozamiento y Mantenimiento de la Basílica, desde 2001.

Miembro del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes, 2001-2006.

Presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, 2002-2005.

Presidente Academia Altagraciana, desde 2003.

Secretario General del CELAM, 2003.

Arzobispo de Santiago de los Caballeros, desde 2003.

Reconocimientos

La Sandalia de la Buena Prensa, Edición El Peregrino, 1992.

Hijo Distinguido de Higüey, 1995.

Sociedad Cultural Oriental, 1995.

Pergamino del Club de Leones de Higüey, 1999.

Secretaría de Estado de Educación de Higüey, 2000.

Hijo distinguido de Guaymate, 2003.

Producciones CATEMAR, 2003.

Asociación de Empresas de la Provincia de la Altagracia, 2003.

Secretaria de Estado de Turismo, Oficina Provincial de La Romana, 2003.

Caballeros de la Legión de Honor, Embajada de Francia, 2003.

Etiquetas

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker