Parecer

Un cafecito con el bendito apóstol

Por Rogers Paulino

Hola, Higüey digital; hola, mundo digital; mis queridos amigos de Puro Higüeyano! Aquí vamos rumbo a otro artículo más sobre el apasionante mundo del café.

Quiero en el día de hoy contestar a un amigo que me escribía a mi correo con la siguiente inquietud, basado en el tratamiento del café, según su tratamiento y su origen. Hoy me centraré solo en el tratamiento del café; la próxima semana, entonces, será según su origen. Analicemos.

Cuando se da por terminado el tratamiento del café, a todo grano que queda se le llama café verde. Este se prepara en sacos de 60-70 Kgs. y se reparten a todos los centros distribuidores del mundo para su tueste. Los tipos de café son numerosísimos, tantas como zonas productoras en el mundo. A partir de los cafés puros, hay multitud de mezclas de cafés.

El café verde, por lo tanto, es el café que se vende sin tostar. Los países productores venden fundamentalmente café verde. Es en cada país receptor donde se procede al tostado y comercialización en sus distintas formas: granos, tostados, café molido, instantáneo, descafeinado, etc. Cerca de 7 millones de toneladas de café “verde” (sin tostar) se producen cada año en el mundo.

Entonces hablemos del Café según el tratamiento:

Café natural: sería el café que obtendríamos tras el proceso normal de producción del café tras la recolección, torrefacción, mezcla y envasado.

Café torrefacto: sería el café que se obtendría tras añadir azúcar al café durante el proceso de tostado. Se obtiene un café muy oscuro y amargo. Se mezcla con el café natural en proporciones que van desde el 10 hasta el 50%.

Café descafeinado: el café natural contiene cafeína entre un 0.8 y un 4%. La cafeína se extrae de los granos verdes por varios procedimientos. Por tratamiento químico mediante disolventes orgánicos, sumergiendo el café en agua saturada o sometiéndolo a presión bajo anhídrido carbónico. Podríamos desglosar cada una de estas variantes más adelante, quien sabe, tal vez en medio de un buen café.

Gracias por la lectura, pueden escribirme a mi correo: conneccionrumbera@gmail.com, por cualquier duda. La próxima semana nos vemos, así que tome su taza limpia y cuele su café claro u oscuro; pero tómelo con el bendito apóstol.

¡Besos y abrazos!

Etiquetas

Relacionados

1 thought on “Un cafecito con el bendito apóstol”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker