Parecer

Un cafecito con el bendito apóstol

Por Rogers Paulino

¡Hola, Higüey Digital; hola, mundo digital; mis queridos amigos de Puro Higüeyano. Aquí vamos rumbo a otro artículo más sobre el apasionante mundo del café.

Hoy paso por aquí a compartir con ustedes que me escriben y me leen por ser tan seguidores del café. Quiero compartir un mito o leyenda escrito sobre el mismo. Disfruten.

Mito: según la mitología griega, el café se originó cuando la hija de Zeus, Helena, preparó una bebida que “tenía el poder de robar la pena y la ira de su aguijón, desterrando todos los recuerdos dolorosos.” A lo largo de la historia, los líderes religiosos predicaron que el consumo de café era peligroso y la “bebida del diablo”, pero en el siglo 17, el Papa dio su bendición sobre el consumo de café, y en Turquía, como parte de la promesa de matrimonio, la esposa tenía que hacerle el café al marido (hasta que la muerte los separe); el no hacerlo era causa de divorcio.

Leyenda: Al morir el viejo maestro con el que Omar peregrinaba hacia la Meca, a consecuencia del cansancio, antes de expirar, le dijo que cuando se desprendiera su alma del cuerpo se le aparecería un espectro al cual debería obedecer en todo lo que le mandara. Así sucedió la noche siguiente, y el espectro, delante de los ojos asustados de Omar, hizo brotar una fuente de la cual debería llenar su cuenco y seguir su camino pendiente de pararse donde el agua empezara a agitarse, porque allí pasarían cosas prodigiosas.

Fue al llegar a la ciudad de Moka cuando Omar observó que el agua se agitaba, al mismo tiempo que veía cómo los ciudadanos de Moka padecían una enfermedad mortal extraña. Hombre de natural piadoso, adquirió fama de santo porque curaba milagrosamente los enfermos a quienes oraba sobre sus cabezas. Precedido por esta fama fue llamado a palacio para curar a la hija del rey.

Omar curó a la princesa, pero se enamoró de ella con tanta pasión que se propuso raptarla y llevarla consigo. El rey se enteró de las intenciones del enamorado y lo desterró al desierto, en el que, para desdicha suya, sólo había una cueva donde pasar la noche y unas pocas hierbas de mal sabor con qué satisfacer el hambre.

Una mañana, Omar oyó el trino de un pájaro que estaba apoyado sobre una rama de un extraño arbusto con flores blancas y un fruto rojizo oscuro. Decidió probarlo y lo encontró tan delicioso que a partir de ese instante fue su sustento diario.

Narra la leyenda que aquella planta era un cafeto y que, con sus infusiones, Omar no sólo consiguió sobrevivir en la soledad del desierto, sino que además observó que tenía la propiedad de curar ciertas enfermedades, lo que hizo que la fama de esta planta se extendiese por todas partes. Informado el rey de este prodigio, le permitió volver a la corte y le regaló un precioso palacio.

Gracias por la lectura, pueden escribirme a mi correo: conneccionrumbera@gmail.com, por cualquier duda. La próxima semana nos vemos, así que tome su taza limpia y cuele su café claro u oscuro, pero tómelo con el bendito apóstol.

¡Besos y abrazos!

Etiquetas

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Escribanos y envíenos sus denuncias.
Powered by

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker